Misterios del cosmos
Misterios del cosmos

Durante nuestra historia, los científicos y astrónomos se han encontrado con enigmas que desafían las leyes de la física y de lo que podemos llegar a imaginar con nuestro conocimiento.

Uno de estos grandes acertijos ha sido el avistamiento de una nave espacial que se produjo cerca del planeta Mercurio en el año 2011. Lo más impactante de este descubrimiento es que fue una casual coincidencia que quedó plasmada en varios archivos y fotografías tomadas por una de las naves de la Nasa.

Grandes científicos han analizado los archivos y, con su amplia experiencia en el manejo de la maquinaria, han constatado que lo que aparece en las fotografías es, sin lugar a dudas, una especie de nave. Es aun más innegable su autenticidad si se observa su forma, que en ufología se conoce como “de sombrero invertido”, y su descomunal tamaño, que correspondería a casi la mitad de nuestra Luna.

Los científicos no se han atrevido a proponer una medida específica, pero coinciden en que sus características de tamaño, sus particularidades de textura exterior y la cercanía con el Sol la hacen un enigma de especial importancia. Un avistamiento del que no nos hubiéramos percatado de no ser por la inesperada eyección solar que reveló su forma y ubicación.

Justo después de dar a conocer esta controversial noticia, se dieron toda clase de explicaciones absurdas para tratar de atenuar el escándalo. Una de las hipótesis fue que el objeto era el rastro del planeta Mercurio “en forma de ovni”, lo curioso de esta teoría es el pequeño desplazamiento horizontal de la nave, que, si fuera el rastro del planeta, seguiría en dirección del mismo. Increíble, ¿verdad?

Este hecho, que para nosotros pareciera increíble, no lo sería tanto para seres muy avanzados.


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©