ADN, la memoria de la vida
ADN, la memoria de la vida

El cuerpo humano está conformado a partir de una cantidad inimaginable de células, número que no se ha podido precisar, ya que cada segundo en nuestro cuerpo mueren miles de ellas, nacen otros millares y se regeneran muchas otras. A pesar de esto, todas comparten la misma estructura y su centro o núcleo contiene toda la información genética, que está almacenada en microscópicos “ovillos de hilo”, que al verlos de cerca parecieran resortes; los conocemos como ADN.

Estos ovillos microscópicos de hilo de ADN son los responsables de la memoria de construcción del cuerpo y se conecta con otras memorias que son extraordinarias para nosotros. Los principios de la existencia de la memoria en espiral están escritos en los libros sagrados desde hace cientos de miles de años, pero, en cuanto a la parte científica aceptada, la validación de su existencia comenzó hace apenas unas décadas en Suiza.

A partir de ese momento, cientos de científicos comenzaron a estudiar el ADN y entre ellos podemos destacar a los premios Nobel Wilkins, Watson y Crick, quienes hablaron de la presencia de inteligencias extraterrestres en el diseño del ADN, resultados que han generado gran polémica alrededor del mundo.

De hecho, Crick fue aun más lejos: estimó que la vida no pudo haber llegado al planeta en un meteorito, como se presume, pues un organismo tan delicado no podría resistir condiciones tan agrestes, y en este sentido, consideró que estos organismos debieron llegar hace millones de años en una nave de gran tecnología. Además, estipuló que la posibilidad de la existencia de sistemas mucho más avanzados en tecnología era absolutamente infinita.

A pesar de que en su momento esta afirmación se consideró arriesgada y absurda, hoy, muchos científicos han llegado a la conclusión de que la teoría de la siembra extraterrestre es perfectamente posible.

El premio Nobel de Química, Manfred Eigen, de la Universidad de Gotinga en Alemania, publicó un trabajo espectacular llamado ‘La panspermia dirigida’, teoría absolutamente extraterrestre, con base en el cálculo de la edad del ADN en la Tierra. Este doctor se atrevió a decir que la única posibilidad del principio del ADN es que viniera en una nave espacial hace millones de millones de años.

El tema del ADN es sumamente interesante y extenso, tiene mucho de extraterrestre, de memoria, de reencarnación, de vidas pasadas, de espiritualidad, de ciencia, de biología extraterrestre, de cábala y de números secretos. Estamos hablando de las “hojas” del libro de la memoria, elementos que la ciencia aún no ha descubierto: “el aura del nitrógeno, y el aura del fosfato del ADN” están relacionadas con la memoria del astral y de las vidas pasadas. A la fecha, no se han descubierto dos componentes esenciales del ADN.

Nos espera algo espectacular en el descubrimiento del origen de nosotros, los seres humanos.


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©