Equinoccio de Primavera
Equinoccio de Primavera

La entrada de la primavera marca el inicio de la fiesta de la tierra, es el segmento de tiempo en el que se activa la energía del brote vegetal y la duplicación celular es máxima. Es momento de abundancia y de dar las gracias por ello.

El día de la entrada de la primavera es de gran importancia física y síquica, y desde la antigüedad los diversos pueblos la han celebrado de maneras espectaculares. Era muy común que para esta fecha las casas se llenaran de comida, frutas, flores, víveres y dulces; primero, por buen augurio, y segundo, porque las personas intuían el gran momento magnético que duplicaba el producto de la tierra.

Las costumbres de celebración varían de pueblo en pueblo, pero en general observamos que la fecha siempre tiende a coincidir. Entre algunas de estas costumbres vemos, por ejemplo, a los celtas, que hacían una gran fiesta de vino, o a los judíos, que celebraban el Pesah en memoria de la salida de Egipto. Para los cristianos está la Pascua, con la que siguen celebrando la resurrección de nuestro señor Jesucristo. También existe la costumbre hebrea de tomar cuatro vasos de vino y comer pan sin levadura, tradición que representa el proceso de sacrificio del Señor y la transferencia energética de su poder a una sustancia ritual.

Es importante también recordar que durante la primavera se celebra la presencia de la Divina Madre en la naturaleza, la misma forma que toma el absoluto.

Oportunistas y copistas

Nuestro país es bellísimo y tiene un sinfín de elementos y situaciones maravillosas, pero también tiene un sinnúmero de escenarios en los que personas de mala fe se aprovechan de la inocencia de la gente para hacer negocio o parecer importantes.

Esto ocurre mucho con el tema del equinoccio de primavera, pues en este, embusteros que no tienen el conocimiento han encontrado en él un tema superficial del que se habla por causa de la fecha y porque se ha derivado en una especie de “moda”. Desafortunadamente, en casi todas las ocasiones estos sujetos desconocen por completo la esencia y la importancia que existe detrás del equinoccio. No toman esta sabiduría milenaria con respeto ni seriedad, ni siquiera les interesa instruirse, pues para ellos es más importante generar una ganancia propia.

Para poder hablar con veracidad del tema, tendrían que entender los grandes conocimientos de civilizaciones antiquísimas, saber qué significa una línea equinoccial o una línea autumnal; tendrían que saber que la primavera marca fechas precisas en que los días y las noches tienen la misma duración, que esto se cumple para todas las latitudes del planeta; tendrían que comprender la energía de este día, la de la semana que le sigue y de su profunda relación con el eje planetario; deberían entender cómo se mueve en onda la energía de la Tierra en armonía con el magnetismo del movimiento de los astros y de la propia energía que generan los fluidos y sólidos que conforman nuestro planeta.

Son, lamentablemente, personas que venden promesas mágicas, que se aprovechan de la inocencia y crean un negocio de ignorancia. Es lamentable, no tanto por ellos, pues tendrán que rendir cuentas, sino por aquellas personas que de buena fe creen en sus engaños. Afortunadamente para ellos, queremos recalcar que la energía sí existe y que los cambios extraordinarios sí se dan, pero deben ser desarrollados y manejados con conciencia, meditación, fuerza mental y con los elementos exactos.

La energía se mueve extraordinariamente con fórmulas precisas.


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©