La magia oculta de las runas
La magia oculta de las runas

Las runas configuran el alfabeto de los grandes secretos y misterios de la naturaleza, es el lenguaje cifrado con el que se escribieron los arcanos de luz de los grandes iniciados, quienes dieron vida a las viejas civilizaciones subpolares. Las runas son letras, letras tomadas de la naturaleza, por eso, pueden expresar conceptos como el de una flor pequeña o una galaxia lejana. En las runas están las claves de la destrucción o transformación sicológica, en ellas está la clave de la magia y el poderoso secreto de la meditación.

La ciencia-runa nació en el Polo Norte, en aquellas ciudades sagradas que habitaban los viejos padres, sabios, altos y azules. Conocidos como los Asess y los Vánen, estos seres de luz fueron de altísimo desarrollo espiritual y llegaron para dictar este sagrado conocimiento. Es así como se creó el libro nórdico sagrado Edda.

La ciencia de las runas, inscrita en la sagrada Edda, en cuevas, en piedras y en cavernas de las regiones polares en Escandinavia, Groenlandia, Islandia, Escocia, Inglaterra y toda Europa, es tan extensa como cualquier conocimiento mágico antiguo. Es tan grande como los códices mayas, como las leyes del Egipto faraónico y tan enorme como los vedas o las evoluciones de Teotihuacán.

Hace muchos años existieron en Europa los Viidkis o Viiris, personas iluminadas, de memoria y sabiduría prodigiosa, que consagraban su vida a la universidad de las runas, al conocimiento de la Edda. Ellos manejaban los elementos, veían, oían y podían conversar con los elementales, con los maestros de la ley divina y con los custodios de los grandes secretos naturales. Uno de los más famosos Viidkis fue Merlín, quien era un ser verdaderamente desarrollado, con los sentidos despiertos y en constante corrección sicológica. Como él, había muchos en la antigua Europa. Podemos también nombrar como personas iluminadas a los sacerdotes incas, los náual o magos, sacerdotes descendientes de los mayas y olmecas, todos ellos maestros de los misterios mayores de los planos superiores.

La palabra runa viene del vocablo irlandés “runi”, que significa “arcano, secreto, misterio natural”. Cada palabra y composición de letras representa un valor simbólico de elevado contenido oculto. De hecho, para nadie es un misterio que todos los lenguajes, alfabetos e idiomas provienen de las formas naturales rúnicas, que luego se transformaron en las lenguas y variantes que conocemos hoy en día.

Las runas, propias de un lenguaje antiguo, complejo y completo, representan varios conceptos que dieron origen a las distintas lenguas:

  1. Tienen una asociación natural ideográfica, es decir, corresponden a una forma natural o a una posición del cuerpo.
  2. Tienen una pronunciación energética, es decir, cada letra puede ser perfectamente un mantra Teeiuuazzz.
  3. Como signo y símbolo de fuerza, la runa tiene un significado oculto, una simbología secreta, por eso, sus formas inscritas tienen el poder de los yantras y de los mandalas.
  4. Las runas tienen una relación circular y continua con las demás runas, de la misma manera que la tienen los hexagramas del I-ching, son expresiones dinámicas que representan centros energéticos naturales humanos y cósmicos de creación y proyección de energías.


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©