Los espejos en el Feng Shui
Los espejos en el Feng Shui

Los espejos tienen significados diferentes dependiendo del lugar en el que los encontremos. Frente a este tema, existe mucho desconocimiento y muchos seudoexpertos que, en vez de ayudar con sus intervenciones, convierten una estancia en un espacio poco placentero y malogrado.

En cuanto a energía se refiere, un espejo puede ayudar si se posiciona adecuadamente, pero esto no quiere decir que la estancia logre una decoración agradable. Por ejemplo, mucho orientales optan por los espejos gigantes que cubren una pared completa, pero esto en una habitación o estancia familiar no es atractivo.

El feng shui tiene reglas energéticas sabias, profundas y lógicas, y en el tema de hoy nos enfocaremos en aquellas para una habitación o dormitorio.

Un dormitorio, según el feng shui, debe ser un sitio de recogimiento y descanso, un espacio en el que alcancemos la paz del sueño y la tranquilidad del final de la jornada. La habitación debe conducir al relajamiento, en sus elementos, en su disposición y en su luz. El cuarto debe ser examinado a la luz del día, con luz de noche, a media luz, en penumbra y en la oscuridad.

La pared en la que está el espaldar de la cama marca el eje, que preferiblemente debe estar centrada y tanto el espaldar como el tendido deben ser agradables y limpios en su conservación y estructura, de madera y tela.
Hace algunos años se utilizaban tocadores o chifonieres en las alcobas y muchas veces tenían espejos. Estos elementos de inmobiliaria pueden ser bellísimos, pero, si están en un dormitorio, es indispensable que no cuenten con un espejo, porque este va a reflejar constantemente figuras y siluetas que en la penumbra pueden ser angustiosas, y si, además, el espejo es antiguo, puede ser que distorsione las imágenes, generando siluetas aun más incómodas para nuestro inconsciente. Se va a generar una sensación de compañía inesperada, delirio de persecución e intranquilidad, por la duplicación de las imágenes.

Todo lo del cuarto debe producir tranquilidad: la luz, las cortinas, los tendidos, las telas y los objetos deben conducir a ella. La luz debe ser suave y la disposición de los muebles abierta, limpia; no atiborrada. Los chifonieres, cómodas y tocadores son buenos, lindos y decorativos, pero sin espejos. Muchas personas cuestionan el uso de televisores en las habitaciones, precisamente, porque la pantalla apagada puede reflejar figuras, pero esto ya es un poco exagerado.

Los espejos en el resto de la casa pueden ser de gran utilidad, principalmente, cuando la casa o apartamento no es perfectamente rectangular, pero nunca ponga un espejo al fondo de un corredor muy largo, póngalo a los lados y jamás ponga uno frente a la puerta de entrada.

Todos estos son ejemplos del buen uso de las reglas del feng shui.


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©