Crop Circles
Crop Circles

Los ‘crop circles’, o figuras en campos de cereales, ha sido siempre un tema complicado y enigmático para la ciencia, pues, a la fecha, no les han podido dar una razón lógica aparente.

Hace unas décadas se descubrió a unos “bromistas” haciendo algunas figuras con la ayuda de palos, con los que aplastaron las plantas e intentaron imitar los famosos símbolos. Este descubrimiento llevó a creer que todos los ‘crop circles’ eran de manufactura humana, pero si realmente se comparan los reales y antiguos con los de la broma se observa con gran claridad lo mal hechos y burdos que son los segundos.

De hecho, es muy raro que de la nada hayan aparecido estos bromistas y que se hayan atribuido la hechura de todas estas figuras, cuando sabemos que en la historia símbolos de este estilo han aparecido desde hace cientos de años alrededor del mundo.

Personalmente, considero que esta aparición súbita de intervención humana no es más que una artimaña para ocultar la verdad, para plantear dudas sobre la realidad.

Pero ¿cuál fue el verdadero resultado de esta artimaña? En primer lugar, los bromistas y sus “misteriosos patrocinadores” quedaron en ridículo, pues se comprobó que sus dibujos deformes eran muy distintos a los reales.

En segundo lugar, se comenzó a investigar y se determinó que desde finales del siglo XVI ya había noticias del fenómeno, incluso antes; y de los siglos XVIII y XIX se vincularon documentos en Inglaterra que demostraban su existencia.

En tercer lugar, se inició una verdadera investigación sobre el doblez generado a las plantas: estas “son dobladas de forma biológica”, lo cual es imposible de realizar con las manos o con la tecnología humana.

Finalmente, encontramos la trascendencia de los mensajes de estos dibujos: son tan extraordinarios, importantes y abrumadores, que estamos en la obligación de estudiarlos y analizarlos para entender su real significado.

Los dibujos o figuras en los campos de cereales son reales, son antiguos y espirituales, son sobrenaturales y a la vez científicos, y no los podemos dejar pasar como una broma humana.