Origen de los libros sagrados
Origen de los libros sagrados

¿Cuál es el origen de los libros sagrados?

Realmente, es imposible saberlo; antes de un libro sagrado hay otro más antiguo y antes de “ese otro” hay uno más antiguo, y antes una leyenda viejísima, y otra leyenda y otra leyenda, hasta el punto de perder en el pasado el hilo donde se generó ese conocimiento.

Los cristianos y judíos suelen decir que la Biblia es el texto original de los libros sagrados, pero si examinamos cada uno y cada historia, vemos que hay otros anteriores que transmitieron el mismo mensaje, y hasta con los mismos nombres. Esto no es copia, es la misma historia en distintas versiones.

El conocimiento viene de arriba, de las estrellas, y desciende a los polos, para luego extenderse hacia las regiones más cálidas. Así ocurrió en la Antigüedad: desde los extremos fue migrando la historia, fue migrando la memoria; migró el mensaje y el conocimiento, y cada uno de esos hilos de migración son “hermanos”. Es como ocurre en las familias: cada hijo cuenta un suceso o experiencia de una manera, pero la historia y el mensaje son los mismos.

Por ejemplo, la historia de Adán y Eva viene de un hermano mayor de los hebreos, viene de los persas, viene de Ahura Mazda, en los viejos libros espirituales persas; allí se menciona a Ormuz, que creó al mundo, de la luz y de la nada, en una sola semana, y observando lo que había hecho al séptimo día, creó a un hombre llamado Adama y a una mujer llamada Evaha.

Las evidencias de estas leyendas persas, muy anteriores al Génesis hebreo, son conocidas por todos los expertos alrededor del mundo. Es por eso que podemos afirmar con confianza que los hebreos son hermanos de persas, hindúes, lapones, griegos, anatoleces, gitanos originales y de los íberos de origen celta.

En la historia sumeria de Gilgamesh, muy anterior al Génesis, aparece también la manzana del Edén, aparece el hombre que llega del cielo con cierto conocimiento y una mujer que le ofrece una comida que lo obliga a salir del paraíso.

Si contemplamos por otro lado la historia del diluvio, vemos que esta se repite en muchos escritos y que siempre cuenta con el barco de madera, el héroe que lo construye y las aves enviadas para ver si la inundación finaliza. La encontramos también en los escritos de Gilgamesh, una mezcla entre el Génesis y la Atlántida, y encontramos también grandes parecidos con los vedas (muy anteriores a la Biblia), hallamos cosas similares en el libro egipcio de los muertos, encontramos las leyendas del paraíso en la mitad del desierto, encontramos el misterio de la Trinidad en los templos de los faraones.

Nada es realmente una copia, son distintas narraciones de la misma historia, de la misma casa, contada por los hijos de los mismos padres.


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©