Otros grandes misterios del cosmos
Otros grandes misterios del cosmos

Como humanidad, desde nuestros comienzos siempre nos ha interesado la observación y entendimiento de lo que nos rodea, del planeta en el que vivimos y de lo que hay más allá. Pero es una realidad el hecho de que desconocemos las leyes del cosmos, que aún no entendemos cómo se estructuran los cuerpos celestes y que no comprendemos cómo se organizan o cómo se distribuyen en el espacio.

Un ejemplo claro de sucesos que siguen siendo una incógnita para nuestro entendimiento son las fotografías espaciales que muestran misteriosos agujeros planetarios. Estos huecos o cuevas, que se ven desde el espacio, tienen la particularidad de que emiten una luz brillante, pero no es de fuego. Estas “claraboyas” han sido vislumbradas en varias ocasiones en Marte y hasta en nuestros polos.

Estas cavernas profundas, de varios metros de diámetro, que emiten una particular luz, nos abren incógnitas muy específicas acerca de la posible estructura interior de un planeta.

Los científicos de la Universidad de Arizona, que revisaron imágenes de uno de estos agujeros, como el conocido Pavonis en Marte, se han preguntado qué es eso, ¿un pozo, una ventana redonda?, o por qué tiene luz y puede verse parte de su interior.

Imágenes del Pavonis y de otros fenómenos parecidos se han mantenido fuera del alcance público, pues para la comunidad científica este hecho sigue siendo todo un escándalo. Grandes entidades, como la Nasa o universidades de prestigio, han intentado explicar el fenómeno diciendo cosas tan insólitas como que “es una ilusión óptica, captada por la cámara”, o que “es parte del objetivo de la cámara o que forma parte de las alineaciones con el eje de rotación”.

Pero es una realidad que cuando los científicos estudian las densidades de los cuerpos estelares gigantes, incluido el Sol y los planetas más grandes del sistema solar, y estudian sus rotaciones y movimientos, los resultados no encajan con lo que se tiene en “medida” en comparación con la Tierra. Muchos sistemas cósmicos son una especie de corteza, como un balón que gira y que no es compacto, es hueco por dentro.

Claramente, esta es una teoría considerada por muchos como absurda, pero se olvidan de que este planeta y de que el cosmos son mucho más complejos que su simple apariencia.


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©