Los templos del astral
Los templos del astral

Cuando una persona se enfrenta a la posibilidad del desdoblamiento, es muy común que surjan preguntas, como qué hacer cuando se entra al astral o para dónde ir.

Tengamos la tranquilidad de que en este proceso no estamos solos, que los mundos internos están regidos por maestros espirituales sorprendentes y que los lugares que podremos llegar a ver son absolutamente maravillosos y, a la vez, incomprensibles en esta dimensión material.

El cine, la televisión y otros espacios del mundo multimedia han intentado representar las dimensiones superiores, se han guiado por las escrituras de los iluminados y han hecho esfuerzos extensos, pero, aun así, no han logrado proyectar aquello que está más allá de la materia.

Los lugares del astral tienen tiempos diferentes y vibran en formas cambiantes; el ambiente está vivo, al igual que los bordes, los pensamientos y las imágenes. Y es que describir el resplandor de los seres superiores o la grandeza absoluta de los templos sagrados es, simplemente, una misión imposible.

Ya hemos hablado de varios templos sagrados, como los del norte, los del ártico, los del origen, inclusive, hemos comentado sobre el manual humano que se encuentra en India; pero estos son apenas unos pocos. También en India existe un templo extraordinario flotando sobre el lago Vanivilasa: El Templo de las Misiones de los Grandes Avatares. Este lugar sagrado está dedicado al “libreto” de los grandes guías de la humanidad, como lo fueron Jesús, Buda, Mahoma, Lao Tsé y Zoroastro.

En India existe un gran número de templos sagrados que están comandados por seres muy especiales y que conocen los grandes misterios de la vida y de la muerte. Estos santuarios son muy populares entre aquellos que se desdoblan, pues en ellos se puede aprender de primera mano la sabiduría hermética del universo. Estos, y otros lugares sagrados, son de sabiduría, de instrucción humana acerca del cuerpo, de la mente, de la meditación y de los poderes extrasensoriales; en ellos se dirige y se ordena la gran obra, que se refiere al plan de salvación del ser humano.

Al norte de Japón, en un conjunto de islas conocido como las Kuriles, existe la isla Onekotán y en ella está el Templo de la Luz Amarilla; el sagrado templo de la disciplina, que está regido principalmente por almas de origen chino y japonés, y es casi tan grande como la isla. Sin importar de qué religión sea, una persona que visite este templo en el astral, podrá instruirse en las grandes disciplinas que dieron en sí el origen a las artes marciales.

En Tailandia, Birmania y China hay templos menores de la salud, de la devoción, de liturgias y de los grandes inventos que llegarán a la humanidad desde otras dimensiones. Esto lo saben perfectamente los maestros chinos conocedores de la antigüedad, sabiduría que lastimosamente se ha perdido con el pasar del tiempo. Existen allí seres de luz angelical que obran según el karma de la humanidad e iluminan a alguien de su elección para dar a conocer un invento o un descubrimiento en salud. Para ello, el elegido no debe ser espiritual o pertenecer a una religión en particular.

El gran genio Tesla, que inventó la generación de energía hidroeléctrica y los más avanzados estudios de magnetismo, no era espiritual; Edison y Einstein tenían grandes inquietudes espirituales y no en pocas ocasiones comentaron que se sentían inspirados a la hora de dormir. Y no solo ellos, muchos genios reportan haber soñado sus inventos y descubrimientos. En el caso de los templos orientales, no es coincidencia que la mayoría de tecnologías y avances de los que hoy disfrutamos primero fueron generados en China.

En América se encuentran los templos de los pasos, de las matemáticas y de la geometría, de las distancias y de la relación con las estrellas. En Tiahuanaco, Bolivia, hay una especie de estadio sin gradas con una puerta de piedra. En el mundo material, esto puede parecer insignificante, pero en el astral, a tres metros por encima de esta construcción, se encuentra uno de los templos del Tiempo más antiguos (lleva allí más de un millón de años) y tiene una profunda relación con las cámaras de iniciación de Machu Picchu.

En Puma Punku, cerca de Tiahuanaco, se encuentra el Santuario de los Vórtices. Este lugar, que se encuentra 50 metros sobre el suelo, es absolutamente extraterrestre y es por esto que es un sitio muy común de avistamiento de ovnis. Las piedras talladas de este lugar tienen un peso extraordinario y tallas que ni con la tecnología actual se pueden replicar. Estas maravillosas piedras han sido movidas con los años, desde la época de los incas, con el fin de buscar guacas, sin saber que el conocimiento es la “verdadera guaca” de este santuario. Todas estas piedras han sido estudiadas en múltiples ocasiones, sin llegar a un veredicto en común, pero la realidad es que las tallas muestran el punto o línea de entrada a las dimensiones superiores.

El tema del astral es extenso, bello y extraordinario, y continuaremos hablando de él.


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©