Los gitanos
Los gitanos

Es increíble todo lo que se dice de los gitanos. Muchos afirman que fueron originarios de Egipto, o de Rumania o hasta que fueron migraciones persas


Lastimosamente, la humanidad ha olvidado el origen sagrado de este pueblo, pues, al contrario de muchas creencias, los gitanos sí fueron sedentarios, tenían su tierra, hace muchísimos años, en lo que ahora es Pakistán. Su idioma, el romaní, es en verdad la lengua kalé (caló), un lenguaje originario de las migraciones del Norte, tal como lo fue el sánscrito, el panyabí o el persa antiguo.


Se dice que los gitanos poco o nunca se han preocupado por escribir su historia o tradición, pero esto también es falso. El kalé tenía sus libros y alfabetos, un idioma bellísimo de caracteres elegantes, alargados y absolutamente caligráficos. Desafortunadamente, tras tanta persecución y migraciones, los gitanos terminaron en miles de interpretaciones antihistóricas, como que provenían de Egipto. Es cierto que conocían muchos de los secretos egipcios, pero no provenían de allá.


¿Por qué los gitanos se fueron del oeste de la India? ¿Por qué perdieron su alfabeto, la historia de su cultura, sus libros sagrados y la historia de sus antepasados? Esas son preguntas que la historia no resuelve.


Los gitanos son magos en la memoria hablada, que tiene magia en su ADN, son una rama independiente de las migraciones del Polo, como los vedas, y son hijos directos de los Reyes del Hielo, llegados en esferas de luz desde el cielo a la tierra de Lap.


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©