El poder del sonido en la historia
El poder del sonido en la historia

Hay muchos eventos en la historia que evidencian el poder maravilloso que tiene el sonido. Su fuerza ha sido usada en situaciones espectaculares, pero muchas otras veces ha sido utilizada como arma de destrucción. Para comprender un poco mejor este gran poder, veamos algunos ejemplos significativos:

  • Levitación de piedras en India En alguna oportunidad, en el programa comentamos cómo en India, cerca a Puna, unas gigantescas piedras macizas levitaron a través del sonido. Las personas involucradas tocaron las piedras con el dedo índice y cantaron poderosos mantras, de esta manera, lograron transportar las rocas sin ninguna dificultad.

  • La destrucción de los muros de Jericó Tanto en la Biblia como en los libros sagrados de India, encontramos la famosa historia de las Murallas de Jericó. Se cuenta que una multitud logró derrumbar los muros “a punta de trompetas”, suceso que no es simbólico, sino completamente real. De este acontecimiento también se habla en las tradiciones persas y en los escritos de Egipto.

  • Las trompetas de la tumba de Tutankamón Las trompetas encontradas en la tumba de Tutankamón son un elemento de misterio, un suceso del que nadie quiere hablar y que prefieren dejar “quieto”, pues no le encuentran ninguna explicación. La historia dice que cuando Howard Carter descubrió la tumba de Tutankamón, entre los elementos inventariados se encontraron unas bellísimas trompetas. Estas, que parecieran de diseño tibetano y elaboradas de plata y cobre, fueron llevadas al museo del Cairo y guardadas en la galería 26. Lo maravilloso de estos instrumentos musicales es que en el año 1974 llevaron a limpieza a una de ellas y en el proceso el encargado decidió soplarla. En ese instante, toda la electricidad del área en el Alto Egipto colapsó. Por supuesto, el suceso fue polémico y, aunque fue registrado por todos, no se tomó en serio. Veinte años después, y sabiendo lo ocurrido en 1974, un técnico volvió a limpiar una de las trompetas y nuevamente la sopló: el sistema eléctrico de todo el Gran Cairo se infartó.

Después de lo acontecido, las trompetas fueron nuevamente guardadas en la galería 26 y nadie quiso hablar del incidente. Pero todo quedó registrado en las plantas generadoras de energía de El Cario y la humanidad sabe lo que realmente ocurrió, así intenten desmentirlo.


Ese es el poder del sonido de tecnologías de civilizaciones mucho más avanzadas que la nuestra, humanidades estelares que han tenido contacto con nuestra historia.


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©