Algunos secretos de la antigua India
Algunos secretos de la antigua India

En este momento, nos encontramos en una época maravillosa, en un momento en el que se destapan los velos de secretos antiguos, se redescubren conocimientos y se examinan nuevamente las enseñanzas de las escrituras antiguas.


En los últimos años, personajes de todo el mundo han releído el Mahabharata y han encontrado episodios extraordinarios. Este es el caso del gran científico de la informática, el Dr. Prabhu, quien, después de mucha investigación, ha concentrado sus descubrimientos en una serie de conferencias sumamente interesantes acerca de los prodigios de la tecnología de la que se habla en los libros sagrados.


Él habla de civilizaciones pre-Mahabharata de hace cientos de miles de años, de descripciones detalladas de naves espaciales y propulsores nucleares. Las conferencias se denominaron “La alta tecnología en la literatura sánscrita antigua”. En sus narraciones, también cita constantemente a un gran maestro que existió en el siglo XX llamado Subbaraya Shastry, quien al entrar en estado de samadi, podía hablar de lo que le enseñaban seres avanzados del exterior, maestros espirituales estelares. Hablaba tal como se escribieron los libros antiguos, en unos versos llamados ‘slokas’, y lo increíble es que todo lo que dijo lo habló en una época en la que aún no se conocían los aviones en India, hablaba de naves y de astronautas de la antigüedad. Los textos de Shastry se han cambiado, manipulado, tergiversado, exagerado, mal traducido y confundido, pero, afortunadamente, existen en India los originales.


Muchas de las narraciones de Subbaraya Shastry se han desviado hacia puras crónicas de guerra, pues sus versos hablan de antigravedad, pilotos remotos y automáticos, naves compactas, fabricación, ensamblaje y aleación para naves en plato y de propulsión por “vacío”.


Son más de tres mil versos que se conservan en la Biblioteca Real de Nepal, en un sánscrito arcaico, difícil de leer, pero que grandes personajes, como el Dr. Prabhu, están tratando de entender.


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©