Diferencia de edad entre parejas
Diferencia de edad entre parejas

Cuando se habla de parejas, muchas veces surgen dudas, como: ¿cuál debe ser la diferencia de edad entre los implicados?, ¿debe ser mayor el hombre?


Todo depende de la mentalidad y del amor que exista entre ellos. Tradicional y socialmente lo aceptado es que el hombre sea un poco mayor que la mujer, de hecho, hasta es aprobado que el hombre sea mucho mayor. Pero ¿esto a qué se debe?


Es probable que sea así debido a que las mujeres maduran y se hacen adultas más rápido que los hombres, por lo que un hombre un poco mayor “equilibraría a iguales” la relación. Puede ser también que por esta misma razón no sea tan aceptado que en una pareja la mujer sea mayor. Existiría, entonces, un “desequilibrio” de madurez y esto muchas veces lleva a pensar que la mujer tomaría un papel más de madre que de esposa.


Cuando el hombre es mucho mayor que la mujer, esta situación no se da. ¿Por qué? Porque una mujer siempre tiene la madurez, la lucidez y el criterio para compararse con cualquier hombre, por adulto que este sea. Esta no es una posición feminista, es un argumento racional, simplemente, es una condición de mujer. Por ser madre, la mujer es práctica y es madura por naturaleza para proteger a sus hijos, de hecho, en los textos sagrados más viejos se habla de la “estabilidad de la caverna” y del “poder de hogar y cohesión de la mujer”. La mujer protege su cría, la abriga y la preserva; es un don natural.


Ahora bien, ¿cómo se puede dar una relación equilibrada cuando la diferencia de edad es muy marcada? Si el hombre es mayor que la mujer, hay buen pronóstico si es jovial y flexible, generoso, tranquilo y alegre. Si el hombre es menor que la mujer, hay estabilidad si es maduro, responsable, trabajador y parece más adulto que su edad cronológica.


Claramente, lo anterior es una generalidad para la situación, porque, más allá de lo que podamos decir, lo que prima en una relación es el genuino amor que exista entre las dos personas, un amor que supere cualquier diferencia, incluida la edad.


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©