Soñar con aves
Soñar con aves

Muchas veces, en programas pasados, nos han preguntado cuál es el significado de las aves en los sueños. Antes de ahondar en su relación con la espiritualidad, primero tenemos que entender y analizar si el sueño es un producto mental o no. ¿A qué nos referimos? Si una persona trabaja en construcciones todos los días, es probable que sueñe con edificios y materiales. Claramente, la mente no se queda en los límites y caricaturiza. Eventualmente, la persona puede soñar con una construcción de más de 500 pisos en una ciudad lejana que no conoce.

Lo anterior es un sueño mental, es decir, inducido por la mente y las vivencias diarias. La mente puede hacer mezclas insospechadas, como que en ese edificio habitan un sinnúmero de perros cubiertos de jabón. Este tipo de sueños proyectan actos propios de la vida, como traumas, obsesiones, compulsiones e ideas fijas, entre otros.

Ahora bien, si una persona sueña recurrentemente con aves, y su día a día no tiene nada que ver con estos animales, entonces, no es un sueño mental; es, indiscutiblemente, un sueño de gran altura espiritual. El significado onírico de las alas y de las aves es de "logros espirituales en los mundos o en las dimensiones paralelas”.

Recordemos que los logros espirituales son catalogados de diferentes formas en el mundo físico. Muchos piensan que con unas plegarias a la semana ya hacen un gran adelanto espiritual, pero esto no es así. Es muy normal ver personas beatas que no son tan adelantadas espiritualmente, a la vez que aquellas de vida sencilla y desapegada con alto desarrollo espiritual.

Soñar con aves es un sueño lindo que simboliza el poder y la libertad del mundo astral, estas imágenes pueden indicar presencia y guía de entidades superiores, es algo equivalente a soñar volando. Sin embargo, estos adelantos son internos y, en tanto seamos discretos y continuemos en nuestro obrar equilibrado, seguirán adelante; jamás debemos ser vanidosos con este tema.


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©