Comunicación entre China y América
Comunicación entre China y América

Actualmente, es casi imposible negar que en la antigüedad hubo alguna comunicación o vínculo entre las comunidades americanas y la civilización china.

Hay un sinnúmero de evidencias y factores tan similares, que evidencian este vínculo, así que negarlo es prácticamente imposible. Uno de los ejemplos más sorprendentes es el parecido de las costumbres funerarias: cuando descubrieron la tumba de Pacal, en el Palenque mexicano, todos pensaron inicialmente que se trataba de un emperador chino, debido a los rituales y elementos descubiertos. Lo más sorprendente del hallazgo es la tapa de la tumba, conocida como la “loza de Pacal” o el “astronauta de Palenque”, en ella vemos a una persona sentada en una nave de controles y pantallas, que despide fuego por una especie de cohetes. Esta imagen es muy conocida y muchos se han burlado de sus interpretaciones diciendo que no hay forma de que sea un astronauta, pero la imagen habla por sí sola.

Por otro lado, encontramos la máscara de jade de la tumba de Pacal, que es idéntica a las máscaras de jade de los emperadores chinos, como la de Liu Aheng, el príncipe imperial, realizada de la misma manera, con la misma técnica en forma de rompecabezas y la única diferencia yace en los refuerzos de nácar y obsidiana. Lo más curioso de estas máscaras, además de su técnica idéntica, es el tamaño, pues la proporción de ambas es de un hombre de más de dos metros, que no encaja con el tamaño de los cuerpos enterrados.

En crónicas muy antiguas de China, se dice que estas máscaras fueron diseñadas en homenaje a los grandes “tutores” de los monarcas, y nombraban también a la “gente del mar” como amigos cercanos de estos tutores.

Entonces, nos preguntamos: ¿quiénes eran los tutores?, ¿por qué se parecían tanto las máscaras de chinos y mayas?, ¿por qué las máscaras olmecas, también de México, tienen los ojos rasgados? y ¿por qué insisten en que ellos eran semillas de estrellas?


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©