Pirámides gigantes de China
Pirámides gigantes de China

¿Creerían posible que existan en nuestro planeta pirámides más grandes que las de Egipto? Bueno, pues, es una realidad: en China encontramos una superpirámide, cuatro veces más grande que la Gran Pirámide de Giza.

¿Cómo sabemos esto? No por el Gobierno chino, que se ha encargado de mantener el tema en secreto y de prohibir el ingreso o la toma de fotografías, no; lo sabemos gracias a los satélites, que son certeros, y a fotografías tomadas por aviones estadounidenses y alemanes. No es sorpresa que a estas alturas ya se cuente con un gran inventario de todas las construcciones que tienen los gobiernos de grandes potencias, incluida China. Pero lo curioso de este caso es el silencio y el misterio que mantiene el poderoso país asiático.

El primer reporte sobre la superpirámide china lo realizó un piloto al final de la Segunda Guerra Mundial, en el que describía esta magnífica estructura como parte de una maravillosa ciudadela de pirámides. Son catorce pequeñas, dos medianas, del tamaño de la Gran Pirámide de Keops, y una superpirámide. Todas se encuentran en un paraje rural, rodeadas de una especie de jardín y camufladas por los mismos cultivos aledaños. La pirámide gigante ha perdido su cúspide, el resto se conserva en excelente estado, al igual que las demás.

Cabe aclarar que la superpirámide y su ciudadela, cercanas a la ciudad de Xi’an, no son las únicas pirámides en China, de hecho, en el vasto territorio asiático se han descubierto una gran cantidad de asentamientos arqueológicos y, aunque se ha intentado datar su edad, ha sido imposible. Cualquier especulación se ha quedado corta.

Una de las teorías más populares es que estas pirámides fueron construidas hace 2.250 años por el famoso emperador amarillo Shi-juan-Ti. Recordemos que este reputado regente fue, definitivamente, un ser superior, algo cruel, pero dejó construcciones monumentales, como la Gran Muralla China y el Ejército de Terracota, que cuenta con más de ocho mil estatuas humanas, cada una con facciones distintas.

Ahora bien, es absurdo pensar que el gran Emperador Amarillo construyó estas pirámides, es probable que las construcciones que sí realizó hayan sido una copia de las de Xi’an y, de hecho, es muy posible que estas sean las pirámides más antiguas del mundo. Son construcciones sorprendentes, llenas de maravillas, pero absolutamente restringidas al acceso.

El Gobierno de China se niega a dar datos, a que entren investigadores, no deja que se hagan averiguaciones, ni siquiera de investigadores chinos. Esta es la hora en que no sabemos el porqué de esta postura, pero podríamos pensar que se debe a que, con toda seguridad, las pirámides contienen evidencias claras y contundentes de inteligencias llegadas del espacio.


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©