Soluciones para problemas de dinero
Soluciones para problemas de dinero

El dinero es la principal causa de sufrimientos de la mente humana. Pero ¿qué origina este sufrimiento? La respuesta todos la hemos oído: la mente contiene principalmente al ego y este quiere poseer un sustrato de poder en el que pueda depositar la ansiedad y el deseo.

El ser humano, inconscientemente, quiere plasmar en este mundo material la belleza de la dimensión espiritual, vivir con comodidad y paz interior, pero, al mismo tiempo, llenarse de vanidad y comunicárselo a todo el que pueda.

Es muy difícil que la mente suspenda el deseo de tener cosas y, lo sofocante del tema, es que siempre desea más:

  • El mendigo quiere pan y abrigo para sobrevivir, pero, una vez obtenido, quiere más para comprar un tóxico embriagante.
  • El que depende de alguien quiere independizarse y vivir con sus propios medios.
  • El que vive en un predio alquilado desea comprar su propia vivienda.
  • El que ya tiene su hogar quiere conseguir un carro o algún medio de transporte propio.
  • El que tiene casa y carro desea vivir en un mejor sitio de la ciudad y cambiar su auto por uno mejor.
  • El que tiene una buena casa y un buen carro quiere tener más propiedades y poder viajar.
  • El que puede viajar, y tiene casa y carro propios, desea una propiedad y cuentas en el exterior, además de trabajar como independiente.
  • El independiente que tiene todas las comodidades desea tener una casa en el exterior y que sus hijos estudien fuera.
  • El rico quiere ser más rico, acumular y acumular, hasta que llegan las ansias del poder.
  • El multimillonario poderoso lucha con otros multimillonarios por el poder, por ser más trascendente que el otro y brillar aquí y en el exterior.


Y así continúa el hombre incansablemente, pues nunca se frena su ambición.

Lo triste de todo esto es que, al morir, hasta el más rico lo deja todo. Lo material es una ilusión, un espejismo momentáneo. Ese deseo incesante del hombre es la búsqueda de Dios, pero lo busca en el exterior, encontrando una mera imitación, en vez de ver en su interior.

La riqueza es una ilusión y, como tal, debe ser observada por quien desee solucionar problemas de dinero. A continuación, lo que se debe hacer:

  1. Primero, debe aquietarse, calmarse. Libere la mente, pues una mente libre puede lidiar con los problemas. Reduzca la angustia y no alimente el problema con más energía negativa.
  2. Ahora, medite sobre el problema y pregúntese si realmente es suyo o de alguien más. Es muy común que las personas se preocupen por problemas ajenos, pero esto no ayuda; deje que la otra persona los solucione, claramente, siendo usted un punto de apoyo si así lo considera.
  3. Impóngale al problema una categoría: ¿es urgente, grave o importante o es un capricho sin trascendencia?
  4. Pase a examinar sus capacidades, comprenda qué puede hacer, qué experiencia tiene y cómo eso le aporta a la situación. Pregúntese a qué le tiene miedo y/o qué le da pereza.
  5. Piense ahora en qué invierte su tiempo, en qué hace los fines de semana. ¿Son sus labores productivas o improductivas? ¿Hacen estas acciones que gaste más dinero? Si sí, ¿qué importancia tiene?
  6. Ahora, examine su limitación y voluntad de trabajo. Muchos piensan que, dado su nivel de estudio, se degradan si hacen alguna labor fuera de su rango profesional. Esto es una tontería, no se deje ganar por su ego. En el otro extremo, están aquellas personas que se menosprecian, que no se sienten capaces de hacer nada y se repiten constantemente lo inútiles que son, o cómo la vida o los hijos les robaron la opción de crecer y aprender. No se desanime, existe un sinnúmero de personas que sin ninguna educación formal han emprendido negocios exitosos, gente maravillosa que ha entendido que las ganas de trabajar residen en el corazón y en la voluntad. Si el camino está despejado, la mente está lista para tomar la enseñanza interior.
  7. Concéntrese ahora en pensar, a corto y mediano plazos, en qué puede hacer con sus capacidades y voluntad para solucionar esta urgencia.


Un ejemplo: una señora cabeza de familia que, aburrida de su situación, montó un negocio de arepas con queso. Hoy, su negocio es próspero, ha criado a sus hijos en buenas condiciones y es el ejemplo del sacrificio de quien ha sacado todo de la nada. Ella sabe que las cosas buenas no solo son una idea, sino que en su mayoría son tenacidad y arduo trabajo.

Como vemos, las soluciones son escasas, por consiguiente:

  • La gente suele lamentarse frente a su problema, llenándose de energía negativa y engordando el mal de la misma forma en que se engorda un defecto mental.
  • La gente se atemoriza frente a la adversidad o prefiere la comodidad de su zona de confort, en vez de actuar y poner en funcionamiento la mente.
  • Las personas suelen buscar consuelo en otros y rendirse a la autocompasión, creyendo que la culpa o la solución están en las otras personas. Pero la solución está en nosotros mismos, puede ser que hasta dentro de nuestra misma casa.
  • La gente no medita, por lo que no encuentra el origen del problema, por esta razón, suele, o culpar a un tercero, o cargarse encima el karma de alguien más.
  • Una buena idea puede surgir y crear un buen negocio, pero, para que este se mantenga vivo, el trabajo y el esfuerzo deben ser constantes.
  • La gente se da órdenes negativas que tampoco funcionan. Hay que cambiar este negativismo por órdenes positivas: “Yo puedo”, “Este negocio va a ser grande”, “Todo tendrá solución”, “Si esta persona no me ayuda, no importa, otra lo hará”. “Yo puedo salir adelante”. “La solución está en mí”.


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©