Universos alternativos
Universos alternativos

Estamos acostumbrados a los estudios que corroboran que las plantas sienten, se estresan, se comunican y sufren. Esto no es nuevo, pero lo que sí es novedoso son las recientes investigaciones científicas que plantean algo más amplio: la existencia de los elementales.

En años pasados, hablar de elementales hubiera sido un desprestigio, pero, en la actualidad, grandes personalidades han hablado de esta posibilidad, y esto plantea otra percepción y conocimientos frente a la naturaleza y el cosmos.

Los científicos admiten la existencia de formas invisibles que estarían compartiendo con nosotros el manto vivo del planeta. Existen muchos puntos iniciales de estudio y los más relevantes son aquellos fenómenos sobrenaturales que aparecen en los setos de plantas o en pequeños oasis en el desierto. Estos fenómenos son muchas veces representados como figuras antiguas por los indígenas o nativos de determinados lugares.

Viendo esos dibujos y estudiando estos fenómenos, la doctora Carol Cleland, de la universidad de Colorado, ha realizado modernos estudios de astrobiología y ha comentado que en la naturaleza existe una posibilidad innegable de otras “formas o presencias de vida” que nosotros no abarcamos en nuestro conocimiento.

Ella comenta que hay seres en otros niveles de la materia que cohabitan la Tierra con nosotros, pero que no podemos verlos con facilidad, y propone la existencia de una biosfera alternativa en otra dimensión. Con este nuevo abanico de posibilidades se elimina por completo la restricción que ha tenido la ciencia frente a la teoría de que solo existe el mundo físico.

Es con este tipo de estudios que vemos cómo la ciencia y la mística se están uniendo para presentar resultados sobre nuestra existencia.

Otra teoría destacada es la del doctor Paul Davies, de la universidad de Arizona, que expone que existen suficientes evidencias como para asegurar que la vida en nuestro planeta ha comenzado, se ha menguado y ha acabado varias veces. Afirma que, si esto es así, es muy posible que la misma dinámica sea posible en otros mundos y, por lo tanto, es difícil dudar de que el universo haya estado y esté lleno de vida. Si a estas apreciaciones les agregamos que hay presencias en otras dimensiones, el asunto se multiplica.

Mientras que estos doctores continúan con sus estudios, nos hacen enfocarnos en todo el conocimiento que ignoramos en nuestra Tierra y cómo esto puede influir directamente en que no hayamos podido evidenciar vida en excursiones espaciales, como en Marte.

Gracias a las observaciones de los astrobiólogos, que son científicos que combinan la geología, la biología, la astrofísica, la química y las matemáticas para estudiar el impacto de la vida en el universo (no son ufólogos), y a los estudios de grandes científicos de otras áreas, se ha podido establecer que es muy posible la existencia de una “biosfera paralela”, un mundo natural alterno que por ahora no vemos.

Desde la época de Carl Sagan, uno de los astrobiólogos más conocidos, existe la teoría de ese mundo paralelo, pero aun hoy es una noticia revolucionaria, principalmente para quienes hemos mencionado por mucho tiempo el mundo de las hadas.

Estos científicos ya se han dado cuenta de que en el mundo material existen otras formas de vida que no comprendemos y que existen y existieron. Siempre se ha pensado que los aminoácidos básicos son 20, y algunos más en otros organismos, pues recientemente se ha detectado que hay un número cercano a cien y que las cuatro bases nitrogenadas no son las únicas que existen (son por lo menos una docena), entonces se amplía la probabilidad de combinación, esto señala que hay muchas posibilidades de vida en la Tierra y en el cosmos.

Muchos se han preguntado cómo esta realidad ha podido pasar inadvertida en el mundo científico por tantos años, pero, cuando se considera que los análisis y estudios se basan en la bioquímica tradicional y cualquier anomalía se descarta, entonces, conclusiones como las tradicionales no son una sorpresa.

Nos emociona ver cómo la ciencia está entendiendo esta otra realidad y cómo, desde distintos ángulos, se está acercando a la espiritualidad.


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©