Condiciones para lograr el éxito
Condiciones para lograr el éxito

Muchas veces nos preguntamos cómo después de haber hecho tantas cosas nuestra situación no cambia, nuestro problema no se resuelve o simplemente no mejora.

Esta no es una preocupación de unos cuantos, es algo que muchos se formulan, y la solución está resumida en algunos puntos claves, que son sencillos y a la vez un poco complejos, teniendo en cuenta nuestra mentalidad de clara tendencia negativa.

  • El cambio de actitud
    Este es uno de los puntos clave y es el más urgente. Nuestra actitud se ve contaminada por nuestras experiencias, por los hechos del diario vivir, y con esa actitud negativa comenzamos a impactar nuestros actos: “cómo está todo de caro”, “esto no tiene arreglo”, “para qué lo intento si no va a cambiar”, etc. Un simple cambio de actitud abre puertas y nuestros problemas comenzarán a solucionarse.

  • Ser constantes
    La constancia es uno de los elementos que más nos cuesta trabajo y es en sí uno de los principales ingredientes del éxito. Una de nuestras grandes fallas es que nos rendimos, pues no tenemos la diligencia requerida para hacer el seguimiento incansable que necesitan muchos de los procedimientos de nuestra vida. Es también un error de crianza, pues los padres, por pereza, se olvidan de inculcarles disciplina a sus hijos, dificultándoles así corregir sus defectos. Crear una rutina de disciplina y responsabilidad hace que aprendan a comprometerse y que su éxito no sea producto de una sola buena acción sino de una cadena de buenas inversiones y aciertos constantes. Todos nuestros actos y rutinas deben tener constancia, nadie alcanza la iluminación con una sola meditación. Solo siendo firmes en nuestras prácticas logramos entrar en sintonía con el positivismo.

  • Planear a corto, mediano y largo plazos
    Nuestra urgencia por el diario vivir, por la cotidianidad del día a día nos hace olvidar que nuestro futuro depende directamente de nuestro sabio plan de acción en el presente. La planeación, la proyección de nuestras vidas es clave para el éxito. La vida espiritual también se proyecta hacia el futuro, cada meditación, cada práctica es un granito de arena que contribuye a que rápidamente se produzca ese gran éxito que tanto anhelamos. El cambio presente de nuestra energía corporal, la proyección mental y la conciencia presente de nuestra aura es la inversión del presente en nuestra transformación futura.

  • Cambiar el ambiente
    No solo es importante cambiar nuestra actitud, modificar y mejorar el ambiente que nos rodea también contribuye en el camino al éxito. Debemos cambiar lo negativo por lo positivo, limpiar e iluminar, y no solamente con plantas, baños o sahumerios, también con nuestra fuerza mental, desalojando la basura negativa y llenándola de proyección, de planes optimistas, de renovación. Con todo esto llenamos nuestra mente con una vibración positiva.

  • Ayudar a los demás
    Ayudamos a los demás cuando comunicamos un mensaje positivo o cuando apoyamos a aquellas personas que vemos mal y agobiadas, sugiriéndoles un cambio de actitud o simplemente la meditación. Estas son acciones positivas que a su vez tienen un retorno multiplicado desde cielo.


Aquella persona que vive su vida con positivismo no va a necesitar nada, ya que sus buenas obras, su honestidad y su rectitud solamente atraen energías de cambio y de renovación. Pero tengamos en cuenta que este cambio profundo en nuestra actitud y en nuestra forma de afrontar la vida debe ser completa, no se debe excluir nada.

El cambio tiene que contemplar todo: la comida, su consumo, nuestro trabajo, la relación con nuestros seres queridos, el estudio, nuestros actos y prácticas espirituales. Es necesario entender que todo es espiritual, la energía y los mismos resultados que anhelamos deben ser proyectados, iluminados y purificados desde el punto de vista espiritual.


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©