Las insensatas predicciones apocalípticas
Las insensatas predicciones apocalípticas

El año 2006 tuvo un evento que, mirando atrás, nos dejó varias enseñanzas y verdades. En ese entonces, grandes embaucadores y personas de mal se dedicaron a sembrar miedo en la humanidad al hablar de una predicción apocalíptica que ocurriría en el día 6, del mes 6 del año 2006.

Estas noticias circularon ampliamente por internet y por correo, en las que se hablaba del fin del mundo, del fuego infernal, del exterminio de la humanidad y también de los famosos tres días de oscuridad, de meteoritos y de extraterrestres.

Las noticias y avisos fueron tantos, que miles de personas vivieron ese día en temor absoluto, pensando que monstruos y demonios destruirían a la humanidad. Pero el universo se rige por el equilibrio y aquellos que se inventaron tan crueles mentiras recibirán el karma con intereses.

Ahora bien, tengamos en cuenta que las antiguas profecías que mencionan fechas específicas, como las de Nostradamus, se hicieron en momentos históricos cuando el calendario actual no existía. Es por eso que es casi imposible saber con exactitud si estas profecías están fechadas según el calendario gregoriano, el juliano, el musulmán o el eclesiástico.

Muchas de las profecías antiguas se hicieron antes del año 1582, cuando el papa Gregorio XIII cambió el calendario, modificó meses y años, adelantó diez días y añadió los años bisiestos. Pero muy pocos adoptaron este nuevo calendario y muchos países decidieron acoplarse a este años después. Nos preguntamos también si en nuestro calendario hubiera más de siete días semanales o si los meses fueran de 30 días, ¿cuál sería el día 6 del mes 6? Y, sobre todo, nos preguntamos cuál es el mes 6, puesto que en el calendario judío o en el musulmán es distinto, o en el de Acuario se cumplía el año 44.

La interpretación de los números es algo exacto, incluso en los cálculos espirituales y en las ciencias del alma. En otras ocasiones hemos hablado de los números de las eras, del antiquísimo 5-5-5, que fue la era de las migraciones celtas y de las invasiones vikingas. Durante la era de Aries, el símbolo del carnero o del cordero se convirtió en símbolo de las costumbres y de la mesa. En la siguiente era, la cristiana, el cordero pasó a ser el pez y el 6 pasó a ser la cifra guía, la palabra era lo oculto, la indecisión; el 6-6-6 era el símbolo del oscurantismo que tomó como foco la Edad Media. Ahora el pez se cambia por el hombre y su cifra guía es el número 7, su palabra predominante es el trabajo y es una edad en la que la humanidad se va a ver inundada por las comunicaciones.

El número de la bestia se refiere al número de la mente, sabiendo esto, toda teoría apocalíptica se ve desmentida, pues, ¿qué es más monstruoso que el egoísmo, la violencia y la arbitrariedad de la especie humana?

Afortunadamente, en su momento muchos se dieron cuenta del engaño y de la manipulación que ejercían algunos. Cabe aclarar también que la profecía de la Virgen de Fátima no era apocalíptica: cuando la ella le habló a Lucía, en el año 1917, le reveló tres profecías: la primera fue la visión de la mente, tan confundida con el infierno; la segunda fue el inicio de la Segunda Guerra Mundial, y la tercera fue el atentado que sufrió el Papa y la profunda transformación religiosa del siglo XXI. Lastimosamente, la tercera revelación siempre se prestó a conjeturas, dado que Lucía nunca habló de ella; hoy, el mensaje está completamente desfigurado.

Tenemos que saber que a la gente le gusta hacer terrorismo con estos asuntos religiosos, gozar del sufrimiento y del miedo ajenos y aprovecharse de los incautos, que se dejan manipular por el temor que tienen en la mente. Pero nada de esto es cierto, todo forma parte de un montaje de predicción apocalíptica que busca una ola de temor y sugestión colectiva. Para lograr lo anterior, recurren a las apariciones marianas, a las interpretaciones equivocadas de los números y a las lecturas a letra muerta de los textos sagrados.

Debemos abrir los ojos y pensar bien en todo lo que nos dicen, entender que la manipulación es planeada para lograr ganancias y que la violencia se genera en el miedo.


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©