El karma en las generaciones
El karma en las generaciones

Una de las cuestiones más recurrentes en el programa de radio es el karma, su funcionamiento y su razón de ser. Nos han preguntado: “Es verdad que uno lleva el karma de los padres por varias generaciones?”.

Esta es una confusión que parte de algunos pasajes bíblicos, sobre todo, del Antiguo Testamento, que se leen a letra muerta, pero debemos aclarar que estos pasajes se refieren a estados espirituales y a símiles del “ser” y no al karma o a la familia.

Cada persona paga su propio karma, cada quien es responsable de sus acciones y, por lo tanto, tendrá que lidiar con las consecuencias. Cada ser humano tiene que rendir cuentas de sus actos pasados, pero, sin importar qué tan grave haya sido la falta, ese karma no recae sobre sus hijos o nietos; nadie paga el karma de otra persona.

Debemos entender que los jueces de la ley miden hasta los más recónditos lugares de la mente y saben que esto genera un efecto que se remonta a una causa muy específica. Únicamente cuando el “ser interno” comprende esto y es consciente de esta cadena de acción y reacción, es que la mente se ilumina y, como por encanto de magia, se libera del karma.

Los grandes alquimistas de la Europa del siglo XIX decían que la conciencia es la ley superior que puede lavar el karma de las leyes inferiores. Y tenían mucha razón.


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©