Crucíferas y hongos orientales
Crucíferas y hongos orientales

Las crucíferas son una familia de verduras sumamente destacadas en el campo medicinal e indispensables para nuestro organismo. Desafortunadamente, no a mucha gente le gustan, sobre todo los niños tienden a rechazarlas.

 

Las crucíferas están compuestas por el brócoli, la coliflor, las coles de Bruselas o repollitas, y el repollo. Cuando se consumen con regularidad, en el organismo se comienzan a formar sustancias importantísimas para atacar ciertos tipos de cáncer, proceso que ha sido altamente documentado en estudios e investigaciones.

cruficeras

Las crucíferas también tienen otras cualidades, como:

  • Protegen y estabilizan el corazón
  • Fortalecen el sistema inmune
  • Combaten la diabetes
  • Equilibran las enfermedades metabólicas
  • Estabilizan la glándula tiroides
  • Ayudan contra la osteoporosis

 

Por otro lado, están los hongos orientales, que también se destacan por sus maravillosos beneficios para la salud, y que, mezclados con las crucíferas, potencian aún más estas cualidades. El ganoderma, el pleurotus y el shiitake no son hongos comunes, no son los mismos champiñones o portobellos; son la “realeza” de los hongos y sus sustancias benéficas van directamente al sistema inmune.

El primero, el ‘Ganoderma lúcidum’, que los japoneses conocen como reishi, crece sobre árboles o sustratos verticales de siembra, y tiene una forma alargada y marrón. Este hongo se destaca por sus propiedades antitumorales, por su fortalecimiento al sistema inmune y por sus características antivirales y antibacterianas. En Oriente se habla de que tiene más de setenta propiedades medicinales.

cruciferas

El segundo, el ‘Pleurotus ostretarus’, también crece en árboles y es marrón y alargado. Es una fuente increíble de selenio, es antitumoral y ayuda a la síntesis de proteínas.

El último se llama ‘Lentínula edodes’, conocido también como shiitake, y crece en medios preparados con ciertas maderas enriquecidas. Se destaca por ser anticancerígeno y por proteger el sistema inmune y ayudar contra alergias y artritis.

Como seres humanos, estamos predispuestos a ciertas enfermedades, tendencias genéticas o a factores ambientales. Algunas enfermedades se pueden heredar, pero hay otras que se contraen por mala alimentación, por tóxicos o por malos hábitos. La mezcla de las crucíferas y los hongos asiáticos es ideal para mejorar el sistema inmune, para purificar la sangre y para fortalecer el cuerpo, y así protegernos de virus, bacterias, infecciones, epidemias y hasta enfermedades nuevas.

Las crucíferas hacen sinergia con los hongos, y son:

  1. Tónicos del sistema nervioso
  2. Saludables para el cerebro
  3. Favorables para la memoria

 

Inicialmente, cuando se comenzaron a desarrollar estudios frente a los beneficios de las crucíferas, los médicos e investigadores se sorprendieron, pues pensar que un grupo de plantas fuera tan benéfico para el ser humano y que la ciencia no lo hubiera ratificado antes, era simplemente absurdo.

 

 

Conoce nuestras cápsulas de crucíferas que combinan todos estos beneficios:

cruciferas

 

 


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©