Selenio y vitamina E: potentes antioxidantes
Selenio y vitamina E: potentes antioxidantes

La vitamina E y el selenio son dos potentes antioxidantes que ayudan a prevenir los efectos del envejecimiento, particularmente, porque evitan que nuestras grasas naturales se dañen o enrancien.

El selenio es un mineral indispensable para muchas de nuestras funciones biológicas, pero las dietas modernas, los alimentos procesados y los desórdenes intestinales son sus enemigos, haciéndolo escaso para nuestro día a día. Además, muchas personas suelen comer lo mismo siempre, tendencia que lleva a una deficiencia de selenio y de otros minerales esenciales.

El selenio mezclado con la vitamina E son una combinación maravillosa para el organismo, ya que se potencian y garantizan su efecto antioxidante.

 

El selenio:
  • Es antienvejecimiento; está comprobado.
  • Nos defiende de los ataques virales.
  • Es antienvenenamiento y antitóxico.
  • Potencia el poder antioxidante de la vitamina E.
  • Es antidepresivo, fortalece el organismo.
  • Protege todo el sistema sexual de hombres y mujeres.


Además de lo anterior, el selenio se destaca por ser importantísimo para la prevención del cáncer y de enfermedades infecciosas, por ser un elemento clave para mejorar el sistema inmune y por mejorar visiblemente la piel.

La vitamina E:

  • Es antienvejecimiento, porque evita el proceso de descomposición de las grasas naturales.
  • Es la vitamina de la piel.
  • Protege a quienes tienden al hígado graso.
  • Mantiene la salud de las arterias.
  • Normaliza la coagulación de la sangre.
  • Evita el desarrollo de cataratas.
  • Previene las complicaciones de la próstata.
  • Mantiene saludable el sistema hormonal de las mujeres.


La vida ha generado una cantidad de avances tecnológicos, pero con la modernidad también han llegado el exceso de químicos en los alimentos, además de comidas sumamente procesadas. Consumimos estos venenos en el arroz, en la papa y en las carnes, y estamos expuestos continuamente a la radiación ultravioleta y a factores envejecedores por todas partes. La vitamina E y el selenio que solemos consumir en los alimentos no alcanzan a contrarrestar todos estos efectos negativos que combatimos a diario, por eso, es bueno consumirlos como suplementos alimenticios.

Muchos consideran que solo con aplicarse cremas o productos sobre la piel están haciendo todo lo necesario para su cuidado, pero la realidad es que la alimentación juega un papel importantísimo, y lo vemos reflejado casi instantáneamente. Si comemos muchas grasas trans, nuestra piel tiende a congestionarse y a brotarse, mientras que, si tenemos una dieta balanceada, de muchas verduras y líquidos, la piel se ve limpia y pura.

La vitamina E tomada no deja que se enrancien las grasas de la piel, por esto, es antiedad y retarda la aparición de arrugas, es regenerativa frente al daño solar.

El selenio tomado es un retardante del envejecimiento, nos mantiene jóvenes hasta edad avanzada, desmancha la piel, hace que las células permanezcan “llenitas”, es decir, que sean turgentes, es un mineral antiflacidez.

En conclusión, la piel no solo debe alimentarse desde afuera, es importante la nutrición, con antioxidantes, con sustancias que puedan retardar el envejecimiento. Hay que comer ensaladas, verduras no tan cocidas, espárragos una vez a la semana; remolacha (no tan cocida), hay que bajarle al azúcar y a la carne roja.

Todo esto porque comemos mal, entonces, aun con sobrepeso, estamos desnutridos y la piel se llena de rugosidades y luce sin vida.

 

 

Conoce nuestras maravillosas cápsulas de Vitamina E con Selenio en:

 

 

 


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©