Fuerzas elementales que favorecen la riqueza y nuestro karma
Fuerzas elementales que favorecen la riqueza y nuestro karma

En este blog ya nos hemos ocupado en varias ocasiones de los elementales. En esta oportunidad, referiremos algunas ceremonias muy específicas con su respectivo ser de evolución, que nos colaborarán en diferentes aspectos de nuestra vida.


Elemental del mango
El elemental del árbol de mango es bellísimo, de rango muy elevado y de una sabiduría incalculable. Este elemental puede ver el grado de evolución de un individuo y leer el nivel de endeudamiento de karma que tiene el ser humano.

Su gnomo tiene una altura no mayor a un metro y su aura es amarilla resplandeciente. Solo por estar presente, el elemental atrae fuerzas positivas.

Para lograr una colaboración con este elemental para nuestra buena fortuna, haga este un ritual, sencillo, pero eficiente.

Qué necesita:

  • Compre un trozo de oro, no importa la pureza.
  • Consiga una rama de hojas de mango.


La ceremonia:

  1. Antes de comenzar, debe sahumar el espacio en el que va a realizar la práctica.
  2. Ponga la rama de mango en el suelo y al rededor trace un círculo de agua con un recipiente que dispense un chorro pequeño y continuo. Si tiene un árbol de mango, haga el círculo alrededor de su tronco.
  3. Sobre las hojas del suelo, posicione la palma de la mano derecha y ordene al gnomo, en el nombre de Cristo, que cuide y guarde los bienes que posee, aumentándolos y haciéndolos prosperar. Es necesario explicarle al elemental quiénes están involucrados, para que así los proteja también.
  4. Después de la orden, en una de las hojas de mango enrolle el pedazo de oro.
  5. Introduzca la hoja con el oro en un pañuelo blanco y entiérrelo en un lugar seguro y secreto (una matera no sirve).
  6. Cada vez que pase por el lugar, recuérdele al elemental su orden, de manera exacta.


Elemental del pino
El elemental del pino es maravilloso, es grande y sensible. Este lo oirá cuando lo llame, así esté muy lejos.

Qué necesita:
Tenga lista 1 ramita de pino y esencia de pino original. Es ideal que la ramita de pino sea de un árbol que tenga en la casa, o fuera de ella, pero cerca.

La ceremonia:

  1. Antes de comenzar, báñese con agua de pino.
  2. Cierre la esencia de pino y la ramita con la señal de la cruz, cerrando esta en un círculo luminoso.
  3. Colóquese cerca al árbol de pino, viendo hacia Oriente. Tome la ramita de pino con la mano derecha, empuñe la mano y encierre con su mano izquierda la derecha.
  4. Ponga a su espalda el extracto de pino.
  5. Con gran concentración y visualización mental, suplíquele al Padre Celestial que le permita llamar al elemental del pino y llámelo intensamente.
  6. Ordénele, con respeto, amor y reverencia, que impregne con su fuerza elemental la ramita que tiene entre sus manos y la esencia que se encuentra a su espalda.
  7. Voltéese y hágale un círculo luminoso al árbol de pino y coloque frente a usted la ramita de pino en el piso, y enciérrela en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, cerrándolo todo en un círculo de luz.
  8. Haga esta misma acción con la esencia de pino.
  9. Repita: “Esta fuerza elemental siempre me protegerá y llenará mi casa de luz y prosperidad”.
  10. Para terminar, tome 1/2 balde de agua y vierta en ella la esencia de pino. Lave y limpie todo lo que puede con esta preparación.


Elemental del brevo
El elemental del brevo es sagrado en la India, está consagrado a Dios en esa cultura y se menciona en muchos textos sagrados. El gnomo del brevo es pequeño, de un metro cincuenta, con la piel azulada, casi transparente. Sus vestiduras están formadas de agujas y su aura es verde oscuro. Tiene en la cabeza ornatos curiosos, similares a sus frutos. Es de contextura robusta, con facciones exageradas.

Este elemental tiene una evolución muy alta, es casi un deva rector y su poder custodio es ilimitado. Este es uno de los gnomos que puede causar ruidos, imágenes y movimientos en el plano físico. El brevo es por naturaleza una planta custodia, su poder ahuyenta y extermina el mal, cambiando los ambientes para una atracción positiva. El consumo de sus frutos purifica la luz astral del aura y fluidifica el cuerpo astral.

Que necesita:

  • Agua concentrada de azahar.
  • 5 hojas y 5 frutos de brevo.


La ceremonia:

  1. Posiciónese debajo del marco de cualquier puerta.
  2. Prepare con anterioridad agua concentrada de azahar:
  3. Tome flores de azahar y májelas en una vasija limpia.
  4. Agréguele 1/2 taza de agua caliente y filtre.
  5. Tras dejar reposar un poco el agua de azahar, posiciónese debajo del marco elegido y empape un paño con la infusión de azahar. Con este paño húmedo limpie e impregne varias veces el marco de la puerta.
  6. Tome 5 hojas y 5 frutos de brevo y colóquelos justo debajo del marco, de manera aleatoria.
  7. Seguidamente, siéntese en el piso y, muy concentrado, ordénele al elemental del brevo que cuide de las malas intenciones y de los accidentes al recito que está cerrando. Esta orden debe ser con firmeza, pero con mucho respeto y amor.
  8. Haga el cierre indicado al final del capítulo sobre la cábala y recoja hojas y frutos para luego enterrarlos en el suelo.
  9. No olvide que no debe limpiar el marco de la puerta durante un mes.


Elemental del eucalipto
El elemental del eucalipto es grande y maravilloso, con un cuerpo astral verde, gris y blanco. Es muy sensible, por lo que trabajar con él es sencillo, pues no se requiere estar tan cerca al árbol físico. Su aura es plateada y verde oliva encendida, su fuerza transmutadora es muy poderosa y nos puede ayudar en casos graves de secuencias kármicas repetidas. El gnomo del eucalipto tiene el poder de suavizar la deuda kármica, ayuda efectivamente a quien percibe agobiado de problemas, no por compasión; él obedece el poder crístico y cambia la atmósfera próxima por propia conveniencia.

Qué necesita:

  • Ramas del eucalipto.
  • Esencia natural de eucalipto.


La ceremonia:

  1. Para comenzar la práctica, tome unas ramas del eucalipto con el que va a trabajar, queme algunas de ellas para saturar el ambiente con el olor desprendido.
  2. Seguidamente, tome otras de las hojas y cierre el espacio de luz inferior de la puerta de entrada y deje allí por media hora mientras el recinto se ahúma. Además, con agua con esencia natural de eucalipto humedezca todo el piso del espacio.
  3. Durante este proceso debe hacer una pequeña meditación en la que es necesario decir a la fuerza elemental: “Poseo una entidad en el punto céntrico de mi existencia, que desde hace años y años habla y hace obras en la naturaleza. Él es la fuerza crística del universo y tiene desde siempre y hasta siempre el poder de crear, conservar y destruir. Por el poder de su fuerza, por su jerarquía y sabiduría es necesario que el gnomo de esta planta impregne los ambientes físicos, astrales y mentales de estos recintos y cambie drásticamente las energías”.
  4. Paso seguido, ingrese a la cocina y en la estufa caliente agua en un recipiente grande y agréguele varias ramas de eucalipto y esencia de eucalipto. Una vez hirviendo, apague la estufa y espere a que se tibie la infusión. Báñese el cuerpo con esta cocción.
  5. Para terminar, coloque 1 rama de eucalipto debajo de su cama durante 2 meses. Cambie la ramita cada semana.

Durante el proceso, es indispensable encomendar con firmeza y mando el cambio deseado, pero dentro de las normas de amor y reverencia que debemos observar con todas las criaturas de la naturaleza.

 

 


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©