Templos astrales en Colombia
Templos astrales en Colombia

Templos sagrados del astral existen por toda Sur y Centroamérica, templos que fueron erigidos hace miles de años, cuando las naciones eran grandes comarcas, no los países que conocemos.

Estos templos del astral están hechos de una materia muy especial: mientras que en la tercera dimensión cuenta con largo, ancho y alto, >en el astral se le agrega una cuarta magnitud, que tiene componentes de tiempo y relatividad. Es muy complejo de explicar, pero es, simplemente, bellísimo.

En Colombia tenemos varios templos majestuosos que pertenecen al astral y que son puntos de encuentro y enseñanza importantísimos. En Santa Marta, por ejemplo, llegando al pico Colón de la Sierra Nevada, está el templo de Moraka, el Templo Verde. De este templo saben más en el Tíbet y en Nepal que los mismos kogis modernos. Muy cerca, en el astral, está el templo Ulímaka, templo de equilibro y ofrenda, donde los maestros kogis, que ya no tienen cuerpo, custodian el cambio natural. Son precisamente estos ángeles quienes convocan en estado de inconsciencia a los encargados del cambio climático, y de los temas ecológicos en el mundo, para instruirlos en su misión sagrada.

Estos maestros kogis son muy adelantados, y ostentan grados búdicos. Incluso los kogis modernos, aún en la inconsciencia, tienen la vocación de servicio de los maestros, lo que los hace intrínsecamente amorosos.

Sobre la selva del río Yarí, entre Caquetá y Amazonas, existe un santuario natural bellísimo, habitado por duendes hermosos, que se conoce como Templo de la Cara del Jaguar. Es mitad subterráneo mitad aéreo, y siempre se pueden encontrar maestros gigantes en constante meditación, expertos en plantas, ríos, conservación y medicina natural. Se dice también que en este templo vive uno de los Sagrados Ángeles de los Elfos, un anciano que conoce sobre la enorme instrucción de los sabios extraterrestres.

En el Cocuy, en la cuchilla del pico Ritacuba, existe otro templo mágico, de tradiciones perdidas y conocimientos inigualables. Este maravilloso lugar es un santuario de libros y de memorias naturales, sabiduría que está expuesta de manera tan sofisticada que es prácticamente imposible de explicar.

Existe también otro lugar absolutamente fabuloso en Colombia: el Vórtice de Ariari. Su punta se encuentra en la desembocadura del río Ariari y es un interdimensional. Aunque no es un templo ‘per se’, los maestros lo conocen como el Templo de la Puerta. Este es uno de los lugares más bellos del planeta, donde los lechos de los ríos son rocas de colores, llenas de vegetación exuberante, y las cascadas son transparentes como el cristal. Imaginémonos la cantidad de elementales y gnomos que habitan en este espacio.

Son muchos los sitios de poder y magia en Colombia, no acabaríamos de nombrarlos todos, pues es adentrarse en tradiciones que parecerían perdidas, relatadas en algunos libros sagrados, pero que son simplemente fascinantes y bellísimas. Mucho de lo que hemos mencionado ya se sabía, pero de ello poco se habla.

 

 


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©