Objetos curiosos y otras evidencias de seres superiores
Objetos curiosos y otras evidencias de seres superiores

Es muy curioso ver cómo ciertos objetos se oponen a los cánones establecidos por las ciencias, y de manera tan concluyente.

 

Un ejemplo hipotético: digamos que en una excavación arqueológica encuentran un motor de un carro de carreras y, tras hacerle los estudios pertinentes, descubren que data de cientos de años. Entonces, los científicos entran en pánico, pues un elemento que no debería tener más de unas décadas, resulta que es de una época cuando tal tecnología supuestamente no existía.

 

A pesar de que lo anterior es apenas un ejemplo hipotético, nos hace pensar en todos aquellos objetos que están datados de manera incorrecta, que desafían la historia como la conocemos, y no por algunos cientos de años, sino por miles. En estos casos, la ciencia decide hacer la vista gorda y simplemente cataloga estos objetos como un enigma aparente.

 

Uno de los casos reales más sonados es el de la tapa de la tumba de Pakal, encontrada en Palenque, que perteneció a la cultura maya. Hay muchas teorías sobre la figura que aparece accionando una nave, con comandos, escotillas y propulsores; pero es clara y evidente, hasta a los más escépticos los convence.

 

Otro ejemplo maravilloso son las calaveras de cuarzo encontradas el siglo pasado en las regiones de México, Guatemala y Honduras. Tienen aproximadamente 3.600 años de antigüedad y son tan perfectas, que lograr esa talla tan particular, aún con las tecnologías más modernas, sería realmente complicado. Frente a este enigma existen una gran cantidad de hipótesis, pero no se sabe cuál es más absurda.

 

Otro gran enigma de nuestra humanidad es una daga de acero encontrada en la tumba de Tutankamón. Lo curioso es que es de un acero inoxidable perfecto, y con joyas de raros diseños, que aún hoy día sería complejo crear. El acero no ha sufrido ningún cambio en los miles de años que han pasado y la ciencia simplemente no ha sido capaz de datarlo.

 

Estos son apenas unos ejemplos de algunos objetos maravillosos que desafían las fechas de nuestra historia.