La Virgen Inmaculada
La Virgen Inmaculada

Hoy queremos resaltar y aclarar cinco aspectos que se refieren a la Virgen María, que muchas veces han sido malentendidos o que, simplemente, la gente no logra entender en su totalidad.

 

Los cinco aspectos son:

  1. El misterio de la virginidad
  2. La presencia femenina en las religiones occidentales
  3. ¿Quién es María Madre de Dios?
  4. ¿Quién es la Divina Madre del Universo?
  5. ¿Quién es Devi Kundalini?

 

  1. El misterio de la virginidad

El misterio de la virginidad es de índole absolutamente sexual, pero no de la sexualidad negativa tan difundida en este mundo moderno, sino de la sexualidad espiritual a todo nivel: físico, astral y mental.

El nivel físico corresponde a la castidad y la pureza, dos atributos de la Divina Madre, en todas sus manifestaciones. La castidad es el requisito indispensable en el trabajo de transmutación.

La pureza es el concepto aplicado a lo que no ha recibido influencia nociva del mundo exterior, a lo que es claro y diáfano como el cristal, y lo que no recibe influencia del error mental.

Una vez la persona ha definido su camino, los seres de luz que habitan el mundo astral se encargan de dirigir a este nuevo discípulo para que evolucione energéticamente al cuerpo astral. Todos debemos desarrollar el mismo trabajo en todos los cuerpos y en todos los planos.

 

  1. La presencia femenina en las religiones occidentales.

La falta de presencia de la figura femenina en las religiones occidentales es una cuestión arbitraria de la mente manipuladora del ser humano. La Era de Piscis, de oscuridad, fue regida por el hombre situando a la mujer como devota en un plano secundario. Se apoyó en su poca importancia religiosa, llegando al punto de anularla. El hombre alimentó su codicia y manipuló los conceptos bellísimos de símbolos esotéricos, como la pobreza, para volverlo una norma devocional. Una cosa es la vida de Cristo, que nació en una gruta que es símbolo de meditación, y otra muy diferente es asociar esa gruta oculta e iniciática con la pobreza y la miseria.

Tal vez si lo anterior no hubiera ocurrido, la historia y la religión nos hablarían de la esposa de Jesús, de su tránsito por India y Egipto, de su sabiduría energética y mental. Tanto la madre como la esposa de Jesús fueron mujeres extraordinarias, mujeres que alcanzaron grados búdicos y crísticos.

Lastimosamente, la figura de la mujer es prácticamente inexistente en las religiones occidentales, por pura invención del ser humano. Tanto así, que a muchos santos y sabios-guías se les ha condenado por ser “demasiado devotos” a la Virgen María.

Otro detalle: no hay constancia histórica que señale a María Magdalena como una mujer pecadora. Es muy posible que el hombre haya modificado el asunto únicamente porque fue una mujer cercana a Jesús.

 

  1. ¿Quién es María Madre de Jesucristo?

Es, indudablemente, una mujer de grado espiritual alto, porque es sabido en todas las tradiciones religiosas que las asociaciones espirituales o almas que acompañan a los grandes seres son, aproximadamente, espíritus de la misma altura espiritual, por lo tanto, Nuestra Señora es un ser crístico, sus virtudes y su alma evolucionada es, solo en mínima parte, narrada en los evangelios apócrifos.

 

  1. ¿Quién es la Divina Madre del Universo?

Es la forma y el poder de Dios, filosóficamente hablando:

 

Dios Absoluto ---------> Es el Poder en Potencia

La Divina Madre ------> Es el poder en Acto

 

Dios es lo “que puede ser”, pero que no se ha manifestado, y la Divina Madre es el Universo; Dios manifestado en su gran obra cósmica, todos somos ella, pero, entre todos, las mujeres son su representación simbólica, y las mujeres evolucionadas son “ella misma manifestada con más fuerza, con más poder”.

 

  1. ¿Quién es Devi Kundalini?

Devi Kundalini es la entidad de Dios como poder y fuerza manifestada en la Energía de nosotros los seres humanos, es una chispa de la Madre Universal en sus hijos, es el poder energético del sexo casto y puro, es la energía mental y la energía áurica.

 


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©