Semana Santa - Momento ideal para reorganizar la energía
Semana Santa - Momento ideal para reorganizar la energía

La Semana Santa moderna se ha vuelto sinónimo de paseos, vacaciones y relajación general para las personas, lo cual es completamente entendible para quienes trabajan o estudian demasiado.

 

Sin importar cuál sea la razón, la Semana Santa es la semana de Jesús, es un momento en el que recordamos la maravillosa misión de Cristo, el amor que tuvo por nosotros, y esto nos puede llevar a reflexionar sobre nuestra propia vida:

 

  • ¿Qué estamos haciendo?
  • ¿Ayudamos a los demás a despertar?
  • ¿Estamos nosotros en el buen camino de la evolución?
  • ¿En qué ocupamos el tiempo del día?
  • ¿Trabajamos a conciencia?
  • ¿Meditamos por lo menos cinco minutos?
  • ¿Lo cotidiano es lo más importante?
  • ¿Qué es importante?
  • ¿Cuál es el mensaje de Jesús y de los grandes maestros?
  • ¿Cómo trabajo o colaboro con ese mensaje?
  • ¿Soy consciente de mi naturaleza crística?
  • ¿Sé a ciencia y conciencia que habita dentro de mí la fuerza átmica que todo lo llena?
  • ¿Corrijo mis defectos?
  • ¿Soy consciente de mi energía?
  • ¿Mi casa está en orden?
  • ¿Mi cuerpo está en orden?

 

La Semana Santa es una época de balance y de reorganización energética, por esto, preguntarse todo lo anterior es clave para nuestra propia evolución.

 

Recordemos que todos tenemos un aura y, aunque no la veamos, ahí está, e influye en nuestra vida, en nuestro estado de ánimo y salud. Limpiarla y vivificar su energía es clave para el balance ideal, y para ello debemos usar la meditación y las herramientas que nos ha dado la naturaleza.

 

Limpiar el aura se debe hacer a través de semillas aromáticas, conocimiento que tienen los grandes magos desde épocas inmemoriales. Paracelso, por ejemplo, se refería a las semillas como “silvestres nacidos”, siendo para él los mismos elementales.

 

Nuestro Baño de Semillas hace parte del grupo de las “fuertes”, de los aromas intensos y, hacer el baño de limpieza con él es muy sencillo. Para comenzar, debemos despejar la mente. Muchos consideran que meditar es complejo, pero la verdad es que no hay nada más natural.

 

Cuando estemos preparando el baño, cerremos los ojos y, muy concentrados, digamos con nuestras propias palabras: “esta energía está transformando mi vida, esta fuerza limpiará la luz de mi aura, esta energía me vivificará, de ahora en adelante todo estará despejado, todo será favorable y perfecto de acuerdo con la ley del karma, mi vida comenzará una etapa de prosperidad y será luz y guía para los demás”.

 

Si en este proceso prendemos y acompañamos la meditación con Velas de Ghî, la energía se verá exaltada y la meditación será más efectiva.

 

Semana Santa no solo es un buen momento para limpiar nuestras auras, sino para organizar y limpiar los recintos. Nosotros tendemos a acumular, a guardar objetos que no nos son útiles, con la intensión de usarlos en el futuro, o simplemente por apego. Aprovechemos estos días de Semana Santa para purificar nuestros recintos con aromas que se lleven las malas energías.

 

Tenemos el Sahumerio Número 1, de purificación de espacios, compuesto por maderas y resinas aromáticas muy ricas en aceites esenciales. El humo de este sahumerio es espeso, llega a todos los rincones del recinto, desaloja entidades nocivas y transforma las vibraciones negativas.

 

Cuando estemos haciendo el sahumerio, es ideal cerrar los ojos y repetir mentalmente con nuestras propias palabras: “mi casa (mi apartamento, mi cuarto o mi local) quedará libre de toda vibración negativa, estos aromas limpiarán mi espacio de pensamientos negativos, envidias, malas intenciones y de todo lo que pueda llegar a donde yo vivo por dimensiones y espacios más allá de los físicos”.

 

Luego de limpiarnos, nosotros y el espacio, debemos iluminar y así estimular nuestra energía mental y creatividad. Esto lo podemos hacer también con Fortuna, el Sahumerio Número 2.

 

La combinación de la limpieza y la iluminación nos lleva a prevenir y a solucionar problemas, nos ayuda también para tener buenas ideas y así dirigirnos a buenas oportunidades. Esto no hace ningún desequilibrio kármico en otras personas o situaciones, todo lo contrario, genera un balance saludable.

 

Semana Santa es el espacio ideal para hacer este gran ritual, pues tenemos el tiempo, la dedicación y, sobre todo, el estado mental para meditar y concentrarnos.

Conoce más sobre nuestros Sahumerios en


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©