El éxito del matrimonio
El éxito del matrimonio

El éxito del matrimonio
(Primera parte)

Durante nuestra historia, son muchos los que han hablado del matrimonio “ideal” y de su éxito, desde todos los ángulos. Hay algunos que se han acercado a este concepto desde la religión, la espiritualidad y, ahora, desde la sicología y la siquiatría.

Sobre el asunto se han escrito todo tipo de tratados, inclusive, desde lo espiritual y esotérico hablan del tantrismo y del ‘maithuna’, o de disciplinas mentales de pareja. Desafortunadamente, todos estos son demasiado teóricos, lo que los aleja de nuestra particular realidad. Además, no tienen en cuenta el factor cultural, que es clave. No se puede esperar que doctrinas o pensamientos hindúes concuerden a la perfección con parejas colombianas.

En la sicología moderna, por otro lado, encontramos temas complejos y casi que incomprensibles para la gran mayoría, como la frustración-agresión, la teoría de la personalidad autoritaria, la pérdida de la individualidad, la teoría de la gran persona o los bloques simples de la sicología contemporánea de las influencias sociales aplicadas al matrimonio: la obediencia, la condescendencia, la conformidad.

Hoy, la ciencia y la sicología han encontrado grandes puntos en común, ya la sicobiología y la neurociencia son una realidad que nos ayudan a entender los comportamientos humanos. Pero, los ‘Vedas’, hace miles de años, nos hablaron de lo mismo, solo que ahora lo estamos redescubriendo. Por ejemplo, la relación del habla con la tiroides, de la memoria con el lóbulo parietal y el cuerpo calloso del cerebro y la capacidad de desdoblarse conscientemente por ciertas condiciones de tipo celular del hipotálamo.

Mencionamos todo lo anterior porque queremos abordar el tema del matrimonio desde una perspectiva libre, sin las restricciones de la sicología actual o los romanticismos de las filosofías orientales. Queremos abordarlo desde nuestra realidad colombiana.

Hace no muchos años, en épocas de nuestros abuelos, los matrimonios duraban toda la vida, la etiqueta era amorosa y el protocolo era una regla de bienestar. Eran matrimonios realmente felices. ¿Cuál es esa clave para un matrimonio duradero y feliz, aún en medio de las adversidades, la pobreza y hasta con una profunda diferencia entre los esposos? Bueno, nos atreveríamos a decir que el éxito se encuentra cuando la pareja cohabita como verdaderos amigos.

Esta respuesta puede parecer sencilla, pero es una enseñanza supremamente valiosa. El cuerpo cambia, la mente cambia, nos volvemos más tercos y monotemáticos, más lentos y analíticos a la hora de obrar. El deseo cambia, las necesidades también. Por lo tanto, si no hay amistad, ¿qué queda?

Con amistad nos referimos a la camaradería, a la compinchería y en la unión frente a todos los proyectos de vida. Amistad de dos amigos que se complementan, se respetan y se tratan con generosidad, gentileza, decencia y ternura.

El éxito de una pareja se haya en esa misma “sensibilidad”, que es completamente de índole espiritual y que nada tiene que ver con la crianza o con el poder adquisitivo. Es la elegancia que se lleva en el alma.



Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©