La comprensión hacia los demás
La comprensión hacia los demás

Como humanos, tenemos un grave problema de conciencia y valoración, que se ve reflejado en nuestra verdadera incapacidad de entender o comprender a los demás. La mamá no entiende el comportamiento del hijo, el hijo no entiende el del papá, el esposo no comprende a su pareja y el hermano no entiende el comportamiento de su hermana.

Pero todo es problema de cada uno de nosotros y que normalmente podemos demarcar en tres aspectos:

  1. La conciencia
    Nadie quiere aceptar sus defectos, sus falencias o miedos, pero todos quieren ser comprendidos, valorados y tolerados por los demás, cuando nosotros mismos no lo hacemos por ellos. En esta medida, nuestra actitud es equívoca.

  2. La sobrevaloración
    Siempre esperamos que los demás actúen o reaccionen de una forma específica y, cuando no obran de la manera que esperábamos, entonces nos resentimos y decepcionamos. Pero esta actitud también está equivocada, ya que ese actuar es propio de la persona, lo que nosotros esperamos es una invención nuestra.

  3. La subvaloración
    Muchas veces desconocemos absolutamente la capacidad mental o espiritual de una persona, pero la mente adapta o busca diversos aspectos para rechazarla.


Como seres humanos, no debemos postergar el análisis y el trabajo de estos tres componentes a través de la herramienta más eficaz: la meditación.


Por último, reflexionemos en las siguientes frases:


«Dios reside en cada ser del universo como una llama viva y eterna, muy particular e irrepetible. Él es nuestra superalma»

«La humanidad es un grupo de amor y ayuda mutua, sin embargo, los resultados se presentan a la ley divina individualmente»