Práctica para proteger la abundancia con el elemental del jazmín
Práctica para proteger la abundancia con el elemental del jazmín

La criatura elemental del jazmín es del orden de las hadas, su figura es semejante a una niña de unos cuarenta centímetros y su cuerpo está cubierto de pétalos azules y blancos, casi translúcidos. Este elemental es de gran vivacidad y de una agilidad inexplicable. También tiende a distraerse con facilidad y registra con exageración cualquier olor desagradable, por lo tanto, antes de comenzar la práctica con este suspicaz elemental, recuerde mantener una rigurosa limpieza y un ambiente agradable.

 

Práctica

  • Para comenzar, consiga flores frescas de jazmín (una buena cantidad). Ya en casa, colóquelas en el centro de una vasija de vidrio y rellénela de agua. Alrededor de la vasija, organice las flores de jazmín, encerrándola en un círculo.
  • Arrodíllese frente a esta formación con las palmas juntas a la altura del corazón y suplíquele al elemental del jazmín que interceda ante la Ley Divina para que regresen los tiempos pasados de fortuna y proteja la abundancia actual y futura.
  • Terminada la concentración, agregue las flores al agua y proceda a bañarse con la infusión cuando el agua esté tibia. Mientras lo hace, no deje de concentrarse en el elemental.

 

*Esta práctica no debe realizarse más de dos veces al año; el elemental puede distraerse y nuestro esfuerzo sería inútil.

 


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©