El dinero y la buena energía
El dinero y la buena energía

El poder de los mantras y de ciertos objetos de la naturaleza, es innegable. Existen algunos elementos que atraen, como una antena, las vibraciones positivas, que están siempre dispuestas a ser utilizadas por aquellos que sepan cómo.

 

Objetos como el Talismán Rúnico, la Pirámide Potenciada o el Mandala Devanagari pueden desencadenar fuerzas dormidas y escondidas de la misma persona, y atraer vibraciones poderosas de la naturaleza y ponerlas a nuestro servicio. Esto abre la posibilidad de facilitar el desarrollo óptimo de nuestras ideas, pero esta posibilidad no nos exonera de crear, trabajar y ser disciplinados.

 

Un objeto como los anteriores genera o evoca poder positivo por su simple configuración. Su poder es tal, que nos comienza a rodear una energía positiva, el aura se vuelve magnética y receptiva, lo que desencadena cambios visibles: las posibilidades comienzan a multiplicarse, se aumenta la opción de ser tenidos en cuenta, e incrementa nuestra claridad mental y creatividad. Es sorprendente la capacidad de un mantra para magnificar nuestro estado de alerta y despertar nuestra energía positiva.

 

Ahora bien, aun cuando estos elementos en sí atraen y desencadenan energías positivas, no quiere decir que al usarlos nos caiga como por arte de magia un lingote de oro a los pies. Los milagros existen, pero también son lógicos y coherentes; necesitan trabajo e ingenio.

 


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©