La conciencia natural
La conciencia natural

El universo infinito es la dinámica manifestación de aquella fuerza inconmensurable que ninguna mente finita y condicionada puede cualificar y cuantificar, sin embargo, de alguna manera la registra y la denomina Dios.


En Oriente existe una maravillosa creencia que explica nuestra existencia: “Somos parte de un escenario que recrea un sueño de Dios”. Ese escenario se refiere al cosmos que es semejante a Dios, es su imagen, es estrella y planeta Tierra. Nosotros, nuestros sentidos y nuestra mente son naturaleza.


Cuando un bebé nace, sale del vientre materno, que es un fragmento de Dios, y es entonces recibido por la Madre Naturaleza, que lo alienta con el aire de la vida y lo cubre con el manto verde del bosque y la cosecha.


El naturismo se puede explicar como el perfecto balance entre el ser humano y la Madre Naturaleza, es el trato responsable y respetuoso hacia las plantas, los animales, el medioambiente y también hacia el cuerpo humano. Según expertos en la materia, el naturismo es la filosofía del amor en la que intervienen Dios, cosmos, Tierra, hombre y espíritu.


Un aspecto directamente ligado al naturismo es el vegetarianismo, que se define como la consecuencia lógica del pensamiento naturista. Es la tendencia o movimiento que no atenta contra la vida, equilibrando lo animal y lo vegetal, conociendo su diferencia intrínseca: la materia viva nutre y la célula muerta destruye.


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©