La comida chatarra y el sistema inmune

Publicado en20/04/2020 Por

ALIMENTOS ANTINUTRICIONALES
TÓXICOS OCULTOS
COMIDA CHATARRA


Ha comenzado una corriente de pensamiento saludable, ya hoy se tiene más idea de qué es orgánico, de qué es natural, de cuál es la proporción de nutrientes que debemos consumir, hoy todos sabemos cuál es la comida chatarra, qué es un aceite recalentado y sabemos perfectamente el momento en el que se nos va la mano en azúcar, harina o carnes no saludables y en ciertos casos consumimos sustancias de las que no somos conscientes, un ejemplo, el reciente caso de uno de nuestros deportistas más importantes, el caso del tenista Robert Farah, que dio positivo en las pruebas de dopaje, dio positivo para boldenona, este deportista es un hombre correcto que nunca consumió sustancias para mejorar su rendimiento, simplemente  come “bien”, pero eso de comer “bien” es con mucha carne y la carne producida en ganado, aves o pescado, tiene sus contaminantes, ya sean del  medio ambiente o agregados en su producción, pues a cierto ganado se le aplican esteroides y Farah consumió carne con estos aditivos, con una desventaja grande para él; estos deportistas son muy fibrosos en el sentido muscular, sus contenidos grasos son bajos, el estado físico es excelente, sus disciplinas son muy estrictas y cuando llega una sustancia de estas, presentes en las carnes, no les hace el mismo efecto que a cualquier persona, ellos tienen un nivel de absorción mayor y como no tienen grasa, llega a la parte muscular casi que de inmediato, entonces mientras que se comprobó que esto ocurría por el consumo de carne, el pobre deportista ha tenido que soportar la desconfianza de muchos, que ignoran la bioquímica de los deportistas de alta competencia, a otras personas que no entrenan, fácilmente se les deposita en la grasa y estas sustancias tipo boldenona se distribuyen en los tejidos y con un consumo igual de carne;  un deportista en pruebas da positivo, mientras que el que no entrena da negativo; este problema es de aditivos alimentarios y así ha ocurrido con montones de deportistas que ven con asombro las calumnias más horribles frente a su carrera deportiva y todo por “comer”, así de sencillo.


Pero todos nosotros estamos expuestos a lo mismo, consumimos anti-alimentos o anti-nutrientes que no son buenos para el organismo, algunos son reconocidamente malos y otros son desconocidos, entonces los consumimos inocentes del perjuicio que nos causamos, eso de los anti-nutrientes es todo un capítulo de nutrición, es algo de lo que ya se comienza a hablar, también esa conciencia se está adquiriendo.


Hoy sabemos que las verduras cocidas no son tan saludables, pero no estamos dispuestos a cambiar la costumbre, muchos dicen “prefiero enfermarme, que comer verduras crudas”, hoy sabemos que las ensaladas son muy saludables, pero aún, no consumimos suficiente ensalada, la ensalada debe ser un plato grande y el resto en poquita cantidad, pero nos abisma el montón de ensalada “parecemos conejos o rumiantes” dicen algunos, hoy sabemos que es mucho más saludable comer frutas enteras o frutas picaditas con todo y corteza, muy bien lavadas, que tomar jugos, los jugos destruyen la fibra y los comerciales tienen azúcar, pero no nos gusta la corteza de la manzana o del mango, “prefiero enfermarme que comer eso” siguen diciendo, en conclusión, esto indica que somos inconscientes a la hora de comer, tenemos malas costumbres en la cocina y en la mesa, muchas de ellas aprendidas por tradición, otras por la urgencia de la vida moderna, por el corre corre, esa conciencia de la comida no es práctica, no es bonito saber de las hormonas y los esteroides de las carnes, de los metales pesados de los pescados, de los pesticidas de frutas y verduras, de los pesticidas fosforados del arroz, pero es casi inevitable, consumimos estas sustancias todos los días y todo el día y ¿cómo no consumirlas?. Esa es la pregunta del millón, para no consumir esas sustancias tendríamos que aislarnos del mundo, sembrar nosotros, cosechar nosotros, cocinar perfecto, no usar procesados ni industriales, esto en el mundo actual es impracticable, no es posible, muchos emprenden estos cuidados casi imposibles, pero al final de cuentas, no lo logran; conclusión, estamos expuestos a mil factores que dañan nuestra nutrición, estamos expuestos a nuestra ignorancia, que opera en contra de nuestra salud, de nuestro sistema inmune y nos conduce al envejecimiento prematuro y a la acumulación de sustancias que nos enferman, comemos mal y en proporciones no sanas, por esto, debemos ayudarnos con ciertos recursos que suplen lo que no comemos o que completan lo que consumimos en déficit o en cantidad no suficiente, también para contrarrestar las sustancias “enfermadoras” que consumimos, sustancias que atacan nuestra respuesta inmune, que nos producen enfermedades y que nos envejecen.


Aquí entra la importancia de la Spirulina, es un alimento que suple lo que no consumimos en la alimentación ordinaria o que consumimos en tan poca cantidad, que no es suficiente y que neutraliza lo que inevitablemente consumimos y que nos enferma, la Spirulina es una alimento tan excelente y tan seguro que es avalada por la Organización Mundial de la Salud y por las mismas Naciones Unidas para la recuperación de niños en estados increíbles de desnutrición, y ha sido estudiada por la NASA en investigaciones en la Estación Espacial, que dicho sea de paso, cada que se menciona a la NASA es para respaldar un “cuento raro” que no es tan creíble, hay cosas que se venden en el mundo mencionando a la NASA como un enganche falso, pero no es nuestro caso, aquí mencionamos a la NASA porque hay investigaciones con Spirulina, porque ellos saben que es una célula aparte, con características únicas, por eso la investigan y por eso es escogida por la UNICEF y por la ONU, para recuperar población infantil en África, esto es un asunto en el que inclusive están involucrados, los Obama, la familia del expresidente Obama, que cuando resultó electo hace años como presidente, por ejemplo, la abuela paterna de Barack Obama participó en una campaña para niños muy enfermos en Kenia y con altos niveles de desnutrición, su gran aporte fue llevarles Spirulina, esto se coordinó entre Kenia y Nueva York, un trabajo bellísimo de esta gente con la Spirulina en ese problema tan difícil en un continente olvidado por todos y esto con Spirulina, el alimento de más valor nutricional del mundo, el más bio-disponible, células vivas que llegan al organismo para equilibrarlo, para hacer en el organismo nutrición inteligente, por esto es suministrado a los astronautas como alimento, para que con muy poca cantidad, consuman  micro-nutrientes necesarios para estar lúcidos y saludables y por esto se utiliza para recuperar población infantil con altos niveles de desnutrición y si hace esto en casos extremos ¿qué puede hacer por nosotros? El resultado es maravilloso, es un alimento con la mejor clorofila del mundo y esa clorofila equilibra nuestra sangre, eleva mucho la respuesta inmune, porque perfecciona la composición de las células de la inmunidad en nuestra sangre, desintoxica la sangre, por esto es considerada la sustancia más desintoxicante de todas las alternativas en el naturismo.


La Spirulina mejora la calidad de la sangre, equilibra los glóbulos blancos y rojos, esto lo hace por su muy especial clorofila y porque contiene ficocianina, esto solo lo tiene la Spirulina, esta sustancia sanalotodo no está presente en ningún otro alimento, es una sustancia azul distinta a todo, cuando se ha aislado nos encontramos con un prodigio de un color azul indescriptible que obra de manera extraordinaria en todas las células del cuerpo, con la Spirulina se ha llegado a hablar de que induce la producción de células madre en la médula ósea.
Frente a la respuesta inmune, la Spirulina es uno de los alimentos más activos, (sino el que más), está comprobado que multiplica la producción de anticuerpos, incrementa también las citoquinas y las citoquinas son proteínas esenciales, en la comunicación de todo el sistema inmune, igual aumenta la producción de interferones e interleucinas, importantísimas en la respuesta inmune, son palabras que hemos oído mucho en estos días a propósito de la pandemia.


Este favorecimiento del sistema inmune produce una vía de protección mayor frente a los virus y en general frente a todos los microorganismos, por lo tanto podemos asegurar que mejora el sistema inmune, eleva la respuesta inmune.
Sus antioxidantes “recuperan”, es decir, actúan sobre el estrés físico y metabólico, hacen que los organismos se adapten a nuevas situaciones, por esto debe ser un nutriente preferido en este confinamiento, necesitamos esos antioxidantes especiales y adaptógenos para sobrepasar este duro momento de cuarentena.
La Spirulina favorece el crecimiento de la flora intestinal benéfica, hace que el intestino normalice su flora, tanto que hay investigaciones que demuestran que la Spirulina inhibe la proliferación de la cándida, que todos sabemos que es un hongo, que cuando se desborda en crecimiento es perjudicial, la cándida es la misma monilia.
La Spirulina hace que tengamos un seguro en suplir lo que nos hace falta y adicionar lo que no consumimos, además es una máquina de salud dentro de nuestro organismo, cada célula de Spirulina es alimentación inteligente para nosotros.

Menú

Buscar

Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.

Compartir

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Iniciar Sesión