Civilizaciones perdidas y el poder de los mantras

Publicado en11/10/2022 Por




En tiempos remotos existieron en nuestro planeta civilizaciones de seres humanos absolutamente conscientes, con todos sus poderes y sentidos despiertos.

Estos seres, de humanidades perdidas, como las de Lemuria, de la Atlántida, de las cien mil islas de Tule o del gran continente de Mu, poseían los poderes primigenios del ser humano, eran extraordinarios, con la forma original de la llegada.

Ellos fueron los famosos seres azules, clarividentes, clariaudientes, con el poder de la voz, que no tenían que caminar, pues dominaban la materia, no tenían que hablar, porque eran telépatas, y su manejo de la energía era perfecto: los elementos y elementales obedecían sus mandatos.

Todos ellos eran conscientes y poseían chakras en estado perfecto, por lo que sus cuerpos eran iluminados y estaban en constante transmutación, cambiados permanentemente a altas vibraciones, a través del manejo de los sonidos. Estas humanidades sabían que la voz y el sonido pueden crear y causar transformaciones en la mente y en la materia.

Para lograr lo anterior, todos ellos tenían el poder del chakra Vishuddha o Vishudhi despierto. Se encuentra en la columna vertebral a la altura del cuello y es el chakra del poder del habla. Solo manejando a la perfección el poder de este chakra estos seres podían causar una transformación profunda en la mente y en cualquier objeto material.

Hoy existen muchos ejemplos de seres iluminados que han utilizado el gran poder del habla, pronunciando mantras y logrando transformaciones o acciones maravillosas. Ejemplos bellos podemos encontrarlos en ‘Las mil y una noches’, donde se cita a muchos magos que pronunciaban mantras; el “ábrete, sésamo” para abrir puertas es solo uno de ellos.

Por otro lado, también Jesús pronunciaba mantras y el que más repetía era “iev” o “lev”, variante poderosa de “ieve”, uno de los nombres sagrados de Dios. En la India son bien conocidos los mantras de los kriya dictados por el mismo señor Babaji.

Este es el verdadero origen de nuestra actual humanidad y, probablemente, somos las mismas almas de ese entonces, solo que reencarnamos en un momento deprimido de conciencia. Tenemos la herencia de la sabiduría y tenemos la información de la evolución, pues nuestro sistema estructural es el mismo, solo que perdimos la memoria desde las épocas adámicas.


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©



Artículos relacionados

Análisis de la Virgen de Guadalupe

PorHilda Strauss 18/10/2022

Remedio natural para un tic facial

PorHilda Strauss 14/10/2022

Crema Aclarante con Vitamina C

PorHilda Strauss 08/10/2022

Qué es un talismán

PorHilda Strauss 05/10/2022

Pirámide de Visoko

PorHilda Strauss 02/10/2022

Equinoccio de otoño

PorHilda Strauss 29/09/2022

Muerte: Cerebro y neuronas

PorHilda Strauss 27/09/2022

Los Gáiatris

PorHilda Strauss 23/09/2022

Menú

Buscar

Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.

Compartir

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Iniciar Sesión