Operación elemental con el roble para romper la quietud

Publicado en27/11/2019
Favorito0
Operación elemental con el roble para romper la quietud

Todos los seres humanos, en nuestro recorrido por la vida, pasamos por momentos de cambio importantes, momentos de quietud o incertidumbre que nos pueden deprimir o angustiar.

 

Es parte de nuestra vida cerrar ciertos ciclos, como la quiebra de un negocio, dejar un trabajo de muchos años, acabar los estudios o pensionarse, y es apenas normal que en muchas de estas ocasiones nos sintamos desanimados, con sensación de inmovilidad o inutilidad, o cansados física o mentalmente.

Para combatir estos estados, y fomentar el movimiento, existe una operación elemental con la corteza del roble, que es agradable y eficiente.

El roble fue uno de los árboles sagrados de celtas, griegos y chinos, pues para ellos el vigor de sus ramas, hoyas y bayas podía ser trasladado al aura vital humana. La fortaleza de su estructura comunica salud, fuerza, regeneración.

La corteza del roble ha sido tradicionalmente utilizada como astringente y antiséptico en várices, hemorroides, hemorragias y proliferaciones bacterianas bucofaríngeas. Su uso se ha restringido a estas aplicaciones, olvidando el tono vigorizante de su magnífica esencia.

La esencia de la corteza del roble es astringente al olfato y es registrada por nuestro cerebro de manera gruesa. Esta fragancia estimula los centros motores e intelectuales, posibilitando de esta forma la actividad y rompiendo la inercia depresiva.

Operación elemental:

  1. Consiga 1 onza de esencia de roble, que debe contener un trozo de corteza en su interior.
  2. Caliente 1 taza de agua y agréguela sobre 5 gotas de la fragancia.
  3. Coloque la taza a 10 centímetros bajo el mentón, cierre los ojos y reciba el aroma.
  4. Ordene a su mente que salga urgentemente de la situación inmóvil en la que se encuentra.
  5. Humedezca un pañuelo blanco y aplique sobre él algunas gotas de la esencia, tratando de distribuirlas en la totalidad de la tela (deje secar y no lo planche).
  6. Doble el pañuelo y llévelo consigo cada vez que sienta depresión, angustia o desánimo.


Repítase todos los días que sus problemas tienen solución. En momentos de ansiedad, tome el pañuelo, tape su nariz y aspire la esencia de manera directa; será de gran ayuda en la difícil situación por la que esté pasando.

 

 


Propiedad intelectual de Hilda Strauss. Todos los derechos reservados ©

Artículos relacionados

Menú

Buscar

Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.

Compartir

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Iniciar Sesión

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Iniciar Sesión